Boletín de noticias

Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP

Pinche aqui para sucribirse

  • Follow IPesqueras on Twitter

Dinamarca demuestra en un estudio cómo mejora la esperanza de vida al consumir más pescado frente a la carne roja

IP - 16 de mayo de 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El Institucional Nacional de Alimentos ha llevado a cabo un estudio, liderado por la doctorando Sofie Theresa Thomsen, en el que se desarrolla un método para calcular el impacto total en la salud de reemplazar el pescado por la carne en la dieta. En total, la población danesa podría vivir 7000 años más si la ingesta semanal de pescado alcanzase los 350 gramos.

“El pescado es una fuente importante de ácidos grasos saludables y vitamina D, pero también puede contener sustancias potencialmente dañinas como el metilmercurio”, señala el estudio. La carne roja y procesada contribuye a la ingesta de grasas saturadas en la dieta danesa “y está asociada con el desarrollo de diferentes tipos de cáncer, pero la carne roja también es una fuente importante de hierro”. Reemplazar la carne roja y procesada con pescado en la dieta danesa “puede tener un impacto en la salud de la salud humana”.

Las evaluaciones de riesgo-beneficio sopesan los efectos beneficiosos y adversos para la salud al estimar cuántos años de vida saludable gana una población debido a mejoras en la salud, o pérdida debido a la reducción de la calidad de vida o al morir antes de lo esperado. El estudio demuestra “que la población danesa en su conjunto puede ganar hasta 7000 años saludables de vida al año, si todos los daneses adultos comieran pescado en las cantidades recomendadas y al mismo tiempo reducen su consumo de carne”. Esta estimación cubre, entre otras cosas, “la prevención de aproximadamente 170 muertes por enfermedad coronaria por año”, dice la investigadora.

Sin embargo, el beneficio para la salud depende del tipo de pescado que las personas ponen en sus platos, así como de la edad y el sexo de las personas cuya dieta se altera. El mayor beneficio para la salud proviene de comer solo pescado graso (como el arenque y la caballa) o una mezcla de pescado azul y blanco (como la solla y abadejo), mientras que se obtiene un aumento de salud menor al comer solo pescado blanco. Esto se debe a que el pescado azul “contienen grandes cantidades de ácidos grasos beneficiosos”.

Los cálculos de la investigación muestran una pérdida de salud significativa si el atún es el único tipo de pescado en la dieta, ya que el atún “es bajo en ácidos grasos beneficiosos y puede tener altas concentraciones de metilmercurio”. La pérdida de salud se calcula como particularmente alta entre las mujeres en edad fértil, “ya que la ingesta de peces con una alta concentración de metilmercurio puede dañar el desarrollo cerebral de los niños no nacidos”.

El estudio muestra que es posible “reducir la proporción de daneses que tienen una ingesta insuficiente de vitamina D de manera significativa al reemplazar algunas de las carnes rojas y procesadas con una mezcla de pescados blancos y azules”. El estudio también señala que la proporción de daneses con una ingesta insuficiente de hierro en la dieta “no aumentará a pesar de la disminución de la ingesta de carne”.

ip en Twitter