Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Consejo Consultivo de Política Comunitaria

Andalucía y Galicia piden al Mapama medidas para hacer frente a las fluctuaciones de cuota propuestas por Bruselas

ip - 5 de diciembre de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    

Galicia defendió ayer en el la reunión del Consejo Consultivo de Política Pesquera para Asuntos Comunitarios que la UE “mantenga un criterio de variabilidad máximo” a la hora de establecer los Totales Admisibles de Capturas (TACs) y cuotas de pesca. En este sentido, Galicia aboga por que las variaciones de TACs y cuotas entre un año y otro estén dentro del 15% arriba o abajo, según defendió la conselleira Rosa Quintana en el encuentro.

Dentro de estas variaciones puso como ejemplo el caso del jurel, donde en los últimos años hubo subidas de un 70% en la zona que va de Fisterra hacia el sur (IXa) y ahora la Comisión Europea propone una bajada del 24%. También recordó el caso del lirio, que en el 2011 experimentó una reducción del 93% en su cuota y que al año siguiente incrementó en un 200% . Ante estas evoluciones, subrayó Rosa Quintana, “debe aplicarse una flexibilización”, ya que esto “no le da estabilidad al sector y no le permite tener una proyección de futuro”.

Otro de los asuntos abordados en este Consejo Consultivo fue la aplicación del deber de desembarque de capturas de pesca establecida en la Política Común de Pesca. En relación a este aspecto, Rosa Quintana señaló que Galicia siempre se posicionó “en contra de su aplicación de manera inmediata”. Galicia defendió, una vez más, su aplicación progresiva en base a estudios rigurosos hechos especie por especie, caladero a caladero y buscando otras alternativas de pesca.

Por su parte, Andalucía ha defendido una mayor cuota de boquerón “ante el futuro incierto al que se enfrenta la pesquería de la sardina”, según defendió el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro. El titular de Pesca de Andalucía defendió “fundamental” que las negociaciones vayan dirigidas hacia esa meta, dada la “alta dependencia” de la flota de cerco del Golfo de Cádiz de las capturas de las dos especies, “y ya conocemos la situación que atraviesa la segunda”. Sánchez Haro ha incidido en que ese mayor margen para el boquerón se hace aún más necesario, si cabe, ante el hecho de que la cuota asignada a España suele verse revisada al alza por los intercambios de cupos con Portugal a lo largo del año, “algo que, no lo olvidemos, no se ha producido en 2017”.

El responsable de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha mantenido una posición similar ante los totales admisibles de capturas (TAC) del jurel y la merluza, en estos casos ya con propuestas de Bruselas. Rodrigo Sánchez, frente a la intención de la CE de recortar las posibilidades de pesca de la primera especie en un 24%, “excesivo si se tienen en cuenta los indicadores del Comité Científico del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES)”, ha reclamado un incremento de la cuota “al objeto de garantizar la rentabilidad del sector del Golfo de Cádiz”.

En cuanto a la merluza, Bruselas apunta a una disminución del 30% del TAC, que bajaría desde las 10.520 toneladas hasta las 7.366. Sánchez Haro no entiende esta medida cuando el propio Comité Científico del ICES plantea una cuota para 2018 de 8.049 toneladas. La toma de esta decisión tendría una “grave repercusión” sobre el sector pesquero del Golfo de Cádiz (la modalidad de arrastre abarca a 135 barcos y 675 tripulantes), al que sólo le corresponderían 294,09 toneladas (el 6,24% del total asignado a España), una cantidad “claramente insuficiente”. Así lo demuestran, ha continuado, las notas de primera venta de la especie en las lonjas de Huelva y Cádiz, que, a fecha de 23 de octubre, arrojaban un valor de 302 toneladas.

ip en Twitter