Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
32.000 personas marchan en Vigo tras la reunión de ayer entre Almunia y el frente español

Eximir a los armadores de la devolución del tax lease es "insuficiente", según gobierno y sector

ip - 12 de julio de 2013 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

Avances, pero insuficientes. El comisario de Competencia y Vicepresidente de la Comisión Europea, el español Joaquín Almunia, no ha aceptado los nuevos argumentos jurídicos que gobierno central, los autonómicos de Galicia, Euskadi y Astilleros, patronal y sindicatos, le trasladaron ayer en Bruselas con el objetivo intentar evitar la devolución de las ayudas percibidas por el sector naval entre 2005 y 2011 dentro del denominado sistema de bonificación fiscal tax lease. La representación española, encabezada por el ministro de Industria, José Manuel Soria, volvió a insistir en que la devolución de las bonificaciones percibidas supondrá la desaparición del naval español así como un grave perjuicio del naval europeo en favor de los astilleros asiáticos debido a la pérdida de confianza y de seguridad jurídica.

Joaquín Almunia avanzó poco en su propuesta. Hasta hace una semana el comisario se había mantenido inamovible: armadores y miembros de los grupos de interés económico -inversores- que se beneficiaron del modelo fiscal aplicable a la construcción de buques, hasta su suspensión en 2011 tras una denuncia de Holanda, tendrían que asumir la devolución de los cerca de 3.000 millones de euros percibidos. Su última palabra, antes de la decisiva resolución del Colegio de Comisarios el próximo día 17 es que sólo los inversores tendrá que devolver las ayudas, mientras que los armadores quedarín exentos. Ahora la postura española va encaminada a asumir una devolución, sí, pero de aquellos contratos posteriores al inicio del expediente en 2011.

"¿Qué barcos se van a poder hacer en España cuando se van a tener que devolver unas ayudas que desde el punto de vista jurídico creemos que no tienen que ser devueltas?", se preguntó el ministro José Manuel Soria a la salida del encuentro. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, consideró por su parte "insuficiente" el cambio de postura del comisario,"porque ni los armadores pueden encargar barcos sen financiacion, ni los astilleros poden construír barcos sin financiación”. Además insistió en que devolver las ayudas previas al inicio del expediente sería “desproporcionado y quebraría el principio de seguridad jurídica”. El titular de la Xunta de Galicia manifestó que a lo largo de esta semana que resta antes de la decisión final será necesario "dirigirse al Colegio de Comisarios y al presidente de la Comisión para reiterar que no es razonable la devolución de las ayudas anteriores al inicio del expediente".

Para el presidente de Asturias, Javier Fernández, la modificación planteada por Almunia es "insuficiente por completo". “Con este planteamiento sigue habiendo riesgo de colapso en los astilleros. Ha habido cambios, pero no todos los necesarios. Una decisión de este tipo no repercutiría sólo sobre los inversores, también tendría efectos negativos sobre los armadores y sobre los astilleros. Dicho de otro modo, resultaría perjudicial para el empleo –hablamos de cerca de 1.200 puestos de trabajo de alta cualificación en Asturias- y para una actividad industrial muy avanzada tecnológicamente, con una gran capacidad exportadora”, explicó a la salida de la reunión. En la misma línea, el lehendakari Íñigo Urkullu sigue "manteniendo mi preocupación porque hoy evidentemente no ha habido una respuesta definitiva ni tampoco satisfactoria". Urkullu pidió la intervención directa del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la CE.

Desde Pymar, la asociación de pequeños astilleros, indicaron que la nueva propuesta de Almunia aboca al sector naval al mismo fin que la anterior, ya que limitaría la entrada de nuevos inversores.

Protestas en las calles

El sector se echó ayer a las calles en una nueva jornada de protestas del sector naval. Hubo marchas en Asturias, Euskadi y Galicia. Esta última, en Vigo, reunió a 32.000 personas según la Policía en una manifestación conjunta de los sindicatos UGT, CCOO y CIG que contó con el apoyo de la patronal del metal así como del Concello de Vigo. Su alcalde, Abel Caballero, no dudo en pedir la dimisión del comisario Joaquín Almunia porque su última propuesta es"detestable", dijo. "Es un planteamiento antiempleo, antinaval y antitrabajadores" fruto "de una posición sectaria preconcebida, sin atender a razones". "Queremos nuestro derecho a competir al igual que todas las ciudades", indicó, trasladando la necesidad de recurrir directamente a Barroso en estos últimos días de margen. Pachi Vázquez, secretario general de los socialistas gallegos, aseguró que "es injusto que la UE castigue a un sector estratégico de nuestro país".

En un manifiesto conjunto, las centrales sindicales volvieron a insistir en que "la devolución retroactiva del tax lease constituiría una medida arbitraria y discriminatoria, en beneficio de la industria naval de otros países". Por ese motivo creen que "detrás de toda esta operación se esconde la estrategia de algunos países para apropiarse de una mayor cuota del mercado de la construción naval, con la complicidad activa de la Comisión Europea". Los trabajadores creen que "estamos condenados a ser la periferia de la periferia, un territorio empobrecido, sin tejido productivo y con el mínimo desarrollo económico, apenas una masa de consumo y mano de obra barata al servicio del centro del continente".

Al grito de "naval solución" los sindicatos exigieron la dimisión de Joaquín Almunia y de Durão Barroso como máximo responsable de la CE y, sobre todo, "un cambio radical en las políticas comunitarias, para que éstas apoyen el desarrollo industrial como vía para la creación de empleo y la recuperación económica".

ip en Twitter