Boletín de noticias

Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP

Pinche aqui para sucribirse

  • Follow IPesqueras on Twitter
Álvaro Fernández

La gestión de los recursos y la gestión pesquera

Álvaro Fernández - 15 de mayo de 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

Los jubilados solemos tener mucho tiempo libre. Y a veces nos entretenemos en releer documentos antiguos, que no sabiendo muy bien por qué, conservamos en papel o en soporte electrónico. Hace unas semanas me sorprendió gratamente descubrir uno elaborado allá por 2005, titulado nada menos que “Libro Blanco de la Pesca”. El documento en cuestión, de 53 páginas, abordaba la pesca española en sus facetas de recursos vivos, estructuras pesqueras y mercados. Fue auspiciado, financiado y coordinado por el MAPA-SGPM, y participaron un considerable número de expertos en varios grupos de trabajo, de los distintos subsectores de esta actividad tan importante para nuestro país además de investigadores, economistas, personal de la Administración. De la coordinación y redacción de la parte relativa a los recursos (vivos) pesqueros fuimos encargados Alberto González-Garcés y el que estas líneas suscribe. El documento es de esas obras que, con no poco esfuerzo, muchos expertos, bastante dinero, múltiples reuniones, y muchas horas de trabajo, pocas personas, incluso las potencialmente interesadas, leen. Ni se toman en consideración para la futura gestión de esta actividad. Una pena, porque creo que el producto resultante se me antoja un análisis atinado y muy completo. Antes de la redacción del documento final se celebró un grupo de trabajo con representantes de todos los grupos participantes para la elaboración de veintidós conclusiones consensuadas por los tres colectivos que no podemos, por falta de espacio, transcribir aquí.

En estas se analizaba en profundidad la investigación pesquera en la Unión Europea y por tanto en nuestro país, señalando, por ejemplo, el escaso apoyo financiero dado a la misma, tanto a nivel nacional como en los sucesivos Programas Marco de Investigación, si se compara con la importancia económica, social y política que este sector tiene en todo el litoral europeo y sus áreas de influencia, y de la alta calidad del pescado como producto alimentario para la población. En dicho capítulo se transcriben, por su importancia, las conclusiones de otro documento titulado sencillamente “Pesca” de pocos años antes elaborado en el Consejo Económico y Social de nuestro país, que dirigió don José Antonio Suárez Llanos. De estas conclusiones destacaríamos una que decía: “La importancia de la investigación pesquera va mas allá del ámbito científico, ya que sus resultados sirven de fundamento para la elaboración y desarrollo de la PPC”. En estas dos líneas se contiene una amplia e importante problemática, que merece alguna reflexión por su recurrencia a lo largo del tiempo. El nexo sucesivo de investigación-gestión-extracción.

En primer lugar hay que reconocer, como es sabido, que la citada concatenación es cierta. Desde hace tiempo en todas las pesquerías se regula la explotación con medidas de gestión que emanan de las recomendaciones de los científicos. Hay por tanto que destacar la importancia de cuidar y potenciar este tipo de investigación de aplicación tan inmediata y con repercusiones económicas y sociales. Sobre todo en los países de tanta importancia pesquera como el nuestro. Porque si no es así las medidas se tomarán en cualquier caso, bien con la manida frase de “con la mejor información científica disponible” o bien con la de “aplicando criterios o enfoques de precaución en ausencia de evaluaciones científicas disponibles”, y esas medidas pueden ser más restrictivas y menos efectivas para alcanzar niveles de capturas próximos a los rendimientos máximos sostenibles, objetivo de toda gestión de recursos renovables. De esa investigación salen pues, ciertamente, las recomendaciones científicas que condicionan decisivamente las medidas de gestión que el sector pesquero deberá cumplir. En este proceso, que habitualmente se realiza año tras año, la labor de los científicos debe ser realizada con suficiente soporte económico y de personal especializado por parte de los Estados, adecuado a la importancia y complejidad de la producción pesquera del país. En caso contrario la gestión pesquera y la estabilidad del sector económico y social lo sufrirá. Como decía muy atinadamente nuestro excelente maestro, el ya fallecido científico portugués Emigdio Cadima allá por los años 70, “O crimen nao compensa”.

ip en Twitter