Boletín de noticias

Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP

Pinche aqui para sucribirse

  • Follow IPesqueras on Twitter
Juan José González

¿Es ya ubicua la contaminación marina?

Juan José González - 9 de noviembre de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

En febrero de este año, investigadores de la Universidad de Aberdeen, publicaron en la revista científica Nature Ecology and Evolution un artículo que fue ampliamente divulgado por los medios de comunicación, incluyendo los diarios nacionales de mayor tirada. Resumidamente, señalaba que el pequeño anfípodo Hirondellea gigas de la fosa de las Marianas (la mayor profundidad oceánica de unos 11000m), recogido a  profundidades entre los 7800 y los 10250m, contenía concentraciones muy elevadas de PCBs (Bifenilos Policlorados); estos son compuestos orgánicos sintéticos, persistentes, tóxicos y acumulativos. Se utilizan en la industria como lubricantes, en condensadores, transformadores, intercambiadores de calor, etc.  El PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) los consideró como uno de los 12 contaminantes sintéticos más nocivos para el hombre, (“docena sucia”) (1). A pesar de estar prohibidos, o  ser de uso restringido, se continúan utilizando y siguen apareciendo en el medio marino, principalmente en los sedimentos y en los seres vivos, donde tienden a concentrarse en los tejidos grasos. Su máxima producción fue a finales de los 70, siendo España uno de los últimos países en abandonar su producción.

¿Es posible que estos demandados productos, propios de zonas industrializadas,  lleguen, en cantidades notorias, a la zona más remota del planeta Tierra?

La llegada de contaminantes al mar se produce por tres vías principales: a) desde tierra (ríos, arroyos, escorrentías, filtraciones, vertidos directos de alcantarillas, emisarios submarinos...); b) a través de la atmósfera: ésta es una importante ruta de entrada en el mar de determinados compuestos orgánicos, tales como hidrocarburos, insecticidas, por ejemplo DDT(2) y de metales como mercurio y plomo; c) el propio mar es una fuente de su contaminación: transporte marítimo, limpieza de sentinas, accidentes de petroleros, etc.

Una vez en el mar, los contaminantes son transportados por varios mecanismos no excluyentes: corrientes marinas, bioacumulación y biomagnificación a lo largo de la cadena alimentaria, sedimentación, resuspensión, etc. Los sedimentos marinos, especialmente los fangosos, son un destino importante de contaminantes. Se dice de este compartimento marino que puede actuar como “fuente” y “sumidero” de contaminantes, ya que, a veces, estos pasan del agua a los fondos y otras veces sucede al revés.   

En la fosa Kermadec (10000m), situada también en el Pacífico y separada unos 7000Km de las Marianas, los mismos autores analizaron los anfípodos Hirondellea dubia y Bathycallisoma schellenbergi capturados a profundidades entre los 7200 y los 10000m, encontrando concentraciones de PCBs  mucho menores: unas 15 veces inferiores.

“¿Puede concluirse que la contaminación se extiende por todas las masas oceánicas?”

La diferencia de niveles de PCBs entre ambas fosas puede justificarse por la menor distancia  entre  las Marianas y las regiones industrializadas y por el Giro Subtropical del Pacífico Norte (también conocido Remolino o Gran Mancha de Basura) donde se acumulan masivamente restos de plásticos que lentamente se van hundiendo, fragmentando y degradando, liberando simultáneamente contaminantes como los PCBs. También, al ser las especies estudiadas diferentes  en cada fosa, es posible que la capacidad acumulativa de  estos contaminantes sea distinta.

¿De lo anterior puede concluirse que la contaminación se extiende por todas las masas oceánicas?

En la publicación comentada se han encontrado carencias que inducen a dudar de la “calidad” de los datos presentados. Como en otros trabajos de investigación, nada se  indica de la “fiabilidad” de los mismos: ejercicios de intercalibración en los que ha participado el laboratorio, ni tampoco de los materiales de referencia certificados utilizados; no se señala el órgano o tejido analizado; ni la fecha de captura, edad, estado de madurez sexual, etc. Asimismo, se tienen dudas sobre la idoneidad de las técnicas empleadas tanto en el muestreo como en la conservación de la biota.

Al no disponer de suficiente información contrastada y fiable es por lo que no se puede afirmar que la contaminación marina por PCBs sea ubicua.=

(1) En la actualidad la lista se ha incrementado a 17 
(2) Hace ya varias décadas  se demostró  que el insecticida DDT (cuya estructura química tiene semejanza con los PCBs) usado en Marruecos llegaba a Barbados (Mar Caribe).

 

Artículo original publicado en el número extraordinario de abril de 2017 (Nº 2120) de Industrias Pesqueras

ip en Twitter