Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Javier Touza, Presidente de ARVI

Populismos, ‘brexit’ y la pesca en Galicia

Javier Touza, Presidente de ARVI - 26 de octubre de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

No hay duda de que el proyecto europeo está actualmente en crisis. En realidad, la propia historia del proyecto europeo se explica como una sucesión de situaciones críticas que únicamente han podido ser superadas con la imaginación y el conocimiento aportados por políticos de gran talla.

Los populismos son muchas veces interpretados por las sociedades como una vía rápida y sencilla para la solución unos problemas demasiado complejos. Pero en el avance en los modelos humanos de convivencia no hay atajos.

Y esta opción por la vía rápida que en ocasiones exigen las sociedades nos ha llevado muchas veces a incurrir en errores que tardan décadas en ser subsanados. Todas las cicatrices que dificultan la construcción europea tienen su origen en estos errores.

En este contexto, creo que es necesario hablar también de otra de las principales causas de la actual crisis de Europa. O tal vez no sea otra causa, sino la misma. Las posturas populistas se alinearon y defendieron con vehemencia la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y ello ha provocado un miedo fundado a que se inicie una epidemia que puede continuar en otros países como Francia.

En Galicia, y especialmente en Vigo y su área de influencia, estamos especialmente preocupados por las consecuencias del ‘brexit’ sobre una de las primeras políticas comunes de Europa: la pesca.

Creo que el trascurrir de las negociaciones en el ámbito pesquero será un buen índice del futuro de las relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea. Estamos hablando de un gran espacio de intereses comunes, que van desde la explotación de unos recursos naturales que ahora dejarán de estar compartidos, hasta la existencia de empresas gallegas con buques abanderados en el Reino Unido, las sociedades conjuntas y los buques gallegos que faenan en las aguas de Malvinas o un mercado muy interrelacionado y que ahora dejará de ser común. No hay duda de que, como ha sucedido con otros países como Noruega o Canadá, la Unión Europea deberá establecer un nuevo marco de relación amistosa y ventajosa para ambas partes.

El Reino Unido buscará en este proceso la “renacionalización” de la conservación y gestión de sus recursos naturales pesqueros, como manifestación de la soberanía del Estado, pero en todo caso los gallegos no podemos permitir que la pesca sea una vez más “moneda de cambio” en estas negociaciones.

“La Unión Europea debe poner encima de la mesa de negociaciones la importancia del mercado comunitario para la salida de los productos británicos”

Para el Reino Unido el sector pesquero es insignificante (unos 500 millones de ingresos anuales y 12.000 puestos de trabajo), pero para una zona tan altísima dependiente de la pesca como Galicia nos jugamos el futuro. Recordemos que tenemos casi 2.000 marineros gallegos trabajando a bordo de buques que operan en ‘gran sol’ y Malvinas y que importamos anualmente 13.000 toneladas de pescado fresco procedente del Reino Unido y más de 35.000 toneladas de pescado congelado (principalmente cefalópodos) desde Malvinas. Toda una compleja red de operarios en las lonjas, subastadores, comercializadores, transformadores, procesadores, transportistas, etc., dependen en Galicia de estos suministros y de la continuidad de esta actividad.

La Unión Europea debe poner encima de la mesa de negociaciones la importancia del mercado comunitario para la salida de los productos británicos (mercado insustituible). Así tanto en las negociaciones del Acuerdo de Retirada de la Unión Europea como en el futuro Tratado Internacional entre la Unión Europea y Reino Unido deberían incluirse largos períodos transitorios para los productos pesqueros, alargando de esta forma el plazo para que pasen a ser considerados como productos procedentes de terceros países, y además deberíamos buscar una compensación entre la entrada de los productos pesqueros británicos libres de aranceles en el mercado comunitario a cambio del acceso a sus aguas de nuestras flotas.

¡Seguiremos muy de cerca las negociaciones y haremos valer nuestros planteamientos en aras a la supervivencia de nuestro sector en Galicia!

Artículo original publicado en el número extraordinario de abril de 2017 (Nº 2120) de Industrias Pesqueras

ip en Twitter