Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Valente Paz-Andrade

Galicia puede ser centro neurálgico de suministro de LNG

Valente Paz-Andrade - 3 de septiembre de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

En los últimos noventa años de historia, las páginas de IP han sido testigos presenciales de la evolución y en muchas ocasiones cómplices de la innovación en el desarrollo de la propulsión de nuestra flota. Cuando todavía parte de la flota mercante se resistía a arriar las velas en favor de los motores a vapor, en estas páginas ya se hablaba de la propulsión eléctrica de los buques como alternativa futura.

Entre 1870 y 1940 la flota mercante mundial pasó gradualmente de navegar a vela a ser propulsada en su totalidad a motor. La transición del viento al carbón fue justificada por la necesidad de la búsqueda de mayor autonomía y versatilidad ofrecida por los motores de vapor y una menor dependencia  de las condiciones atmosféricas y de la dirección predominante de los vientos.

Los barcos a vapor quemando carbón dominaron la escena hasta los años 20 cuando se empezó a sustituir el carbón por otros combustibles fósiles derivados del petróleo y se empezaron a instalar motores diésel. En la actualidad la mayor parte de la flota todavía utiliza combustibles derivados del petróleo.

Mirando al futuro, el petróleo se resulta demasiado valioso y limitado, además de contaminante, para seguir utilizándolo como combustible. BP Statistical Review of World Energy 2015 revela que al ritmo actual de producción las reservas de petróleo mundiales alcanzan para otros 50 años. Cabe pensar en la necesidad de racionar el petróleo y utilizarlo para productos de valor agregado y bienes de consumo dejando paso a combustibles alternativos, más limpios y menos contaminantes para alimentar nuestros motores.

De gran ayuda para el cambio definitivo es la resolución 70ª edición del Comité de Protección del Medio Marino (MEPC) de la OMI en la que se reduce el límite de contenido de azufre de los combustibles marinos del 3.5 % al 0,5 % a partir del 1 de enero de 2020.

Los armadores se ven así forzados a considerar el cambio a combustibles alternativos o a instalar sistemas depuradores que mantengan las emisiones dentro de los límites permitidos sino quieren quedar expuestos al esperado encarecimiento de los combustibles bajos en azufre que según la consultora Wood Mackenzie pueden llegar a cuadruplicar su precio en 2020 con respecto a 2016.

“El LNG respetuoso con el medioambiente, elimina las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y reduce en un 90% las de  óxidos de nitrógeno (NOx) cumpliendo plenamente con las exigencias de la OMI”

Optar por un combustible alternativo se trata de una inversión a largo plazo solo apta para armadores pioneros en la industria, sensibilizados con el medioambiente y con capacidad para imaginar un nuevo panorama energético en las décadas venideras que justifica la apuesta por el progreso tecnológico.

Los biocombustibles líquidos pueden poco a poco ir reemplazando a los derivados del petróleo. La electricidad suministrada a través de la red es muy probable que se utilice cada vez más para cargar baterías de embarcaciones dedicadas al ámbito operacional portuario así como también para la propulsión de buques de pequeño porte.

Energías renovables como la solar o la eólica no parecen una alternativa comercialmente consistente dada la falta de fiabilidad de la fuente energética en cuestión,  pero si tienen el potencial de complementar con la utilización de “papalotes” y paneles solares en conjunción con baterías a otros combustibles ayudando así a disminuir las emisiones contaminantes.

Pero sin duda el LNG tiene el potencial de consolidarse como el combustible del futuro en la industria marítima. Respetuoso con el medioambiente, elimina las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y reduce en un 90% las de óxidos de nitrógeno (NOx) cumpliendo plenamente con las exigencias de la OMI.

Europa, siguiendo el ejemplo de Noruega, está firmemente apostando por el LNG y cada vez más puertos ofrecen abastecimiento de LNG como combustible. La península Ibérica, jalonada por 7 terminales de importación de LNG, está llamada a jugar un papel principal en la comercialización de LNG como combustible marino. En el Atlántico Galicia aspira a convertirse en el centro neurálgico de la cadena de suministro de LNG gracias a la terminal de Reganosa en Mugardos, desde donde se puede fácilmente suministrar a los concurridos puertos cercanos con camiones cisterna de LNG o con un buque de suministro de LNG mediante operaciones Ship to Ship. En el Mediterráneo la presencia de cuatro terminales de LNG, Barcelona, Sagunto, Cartagena y Huelva aseguran la disponibilidad del suministro.

Es evidente que el mix energético está cambiando y cada vez presenta un mayor grado de diversificación haciendo, así, más difícil para el armador la decisión a la hora de optar por un combustible alternativo. A tenor de la creciente cartera de nuevas construcciones con propulsión de LNG parece que muchos ya lo tienen claro!

Artículo original publicado en el número 2120 de Industrias Pesqueras.

ip en Twitter