Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Alexandre Rodríguez Secretario General del LDAC

Ningún tiempo pasado fue mejor: la utopía de la gobernanza pesquera internacional

Alexandre Rodríguez Secretario General del LDAC - 16 de agosto de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

En los últimos 50 años se han producido avances vertiginosos en el ámbito de la gobernanza pesquera internacional y de la rendición de cuentas sobre el impacto de las actividades pesqueras en todos los mares del mundo. Entre otros, podemos citar la creación de las Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera (OROPs); la adopción de instrumentos legislativos clave de Derecho Internacional del Mar como la CONVEMAR, el Acuerdo o el Código de Conducta para la Pesca Responsable FAO; o la designación de Ecosistemas Marinos Vulnerables para salvaguardar los hábitats y especies de alto valor ecológico.

Un hito reciente es la cumbre de Naciones Unidas de 2015, en la que los dirigentes mundiales adoptaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenibles a alcanzar en 2030. De ellos, nos interesa destacar aquí la erradicación del hambre (¨zero hunger¨) y el logro de la seguridad alimentaria en el mundo (SDG2); y la conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos marinos (SDG14).

Parece claro que en el ámbito de la gobernanza pesquera internacional la prioridad es lograr una pesca sostenible, entendiendo el concepto de sostenibilidad no sólo desde una dimensión medioambiental, sino también económica y social. La consecución de este objetivo es irrenunciable y no entiende de atajos, exigiendo el compromiso sincero no sólo de los gobiernos, sino también de todos los actores involucrados en la gestión de los recursos pesqueros. Es lo que en inglés conocemos como “fisheries stakeholders”.

El tradicional antagonismo dialéctico entre los stakeholders del sector pesquero y de las ONGs medioambientales, institucionalizado en Bruselas a través de los lobbies, se está atenuando y ha dado paso a cambios notorios en su forma de interactuar. Ello se debe en gran medida a un nuevo contexto institucional y legislativo donde se articulan mecanismos de participación concebidos como espacios de encuentro. Un ejemplo claro son los Consejos Consultivos Pesqueros de la UE (antes RACs y ahora ACs), creados con la PPC de 2002. Los ACs han dotado de mayor relevancia y visibilidad a los stakeholders al aglutinar a la totalidad de la cadena productiva de la pesca (sector extractivo, procesador y comercializador, sindicatos y redes de mujeres) y a los representantes de la sociedad civil (incluyendo ONGs medioambientales y de cooperación al desarrollo). Estos espacios colaborativos fomentan el intercambio de opiniones, emitiendo dictámenes dirigidos a las instituciones comunitarias en virtud del procedimiento de co-decisión.

Ha llegado la hora de materializar el “Gobierno de los Comunes” a escala global, pero nos encontramos con un gran escollo: la falta de un cumplimiento igualitario (“level playing field”) por parte de las flotas europeas y no europeas de las normas que regulan el alta mar. Así, las flotas comunitarias están sometidas a unas medidas muy estrictas que no tienen reflejo ni se aplican al resto de flotas. Por ello, la influencia y el liderazgo ideológico de la UE cobran especial importancia, reforzando el papel de las OROPs y exigiendo una mayor responsabilidad (“due diligence”) a los Estados del pabellón de flotas no europeas (sobre todo en la lucha contra la pesca ilegal).

En este contexto tan complejo y con múltiples intereses en escena, el papel de los medios de comunicación especializados pesqueros como Industrias Pesqueras es importante en arrojar luz sobre los temas y ofrecer todas las visiones, contribuyendo a desmontar discursos simplistas asociados a la sobreexplotación de los recursos. Decía Nelson Mandela sobre las utopías que todo parece imposible hasta que se hace.¨ Es bueno que lo hagamos todos juntos y que estemos bien avenidos para lo que pueda venir. 

Artículo original publicado en el número 2120 de Industrias Pesqueras.

ip en Twitter