Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter

José Blanco, eurodiputado

IP - 22 de mayo de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El sector pesquero, estratégico para la economía española en general y para la gallega en particular, se juega mucho en Europa. Las decisiones que adoptamos en Bruselas son de crucial importancia para el presente y el futuro del sector.

La sostenibilidad de la actividad pesquera se constituye en un reto de una complejidad cada vez mayor a la vista de los cada vez más acuciantes desafíos sociopolíticos y medioambientales a los que nos enfrenta la era de la globalización. Cambio climático y justicia social se constituyen en nuevas variables a las que debemos asociar la gobernanza mundial de la actividad marítima y pesquera.

En el Parlamento Europeo conocemos las dificultades para el sector pesquero de alcanzar el frágil equilibrio que requiere el desarrollo de una actividad conforme con los principios de sostenibilidad social, económica y medioambiental. Dificultades que encontramos, ya sea en la fijación de cuotas pesqueras comunitarias en el marco del obsoleto Principio de Estabilidad Relativa y en el contexto del desplazamiento de especies como consecuencia de los cambios ambientales en el planeta, o sea ya en la adopción de acuerdos comerciales o acuerdos internacionales de pesca con países terceros que tomen en consideración los más básicos principios y derechos laborales y humanos.

Trabajamos desde las instituciones europeas para dar respuesta a estos retos globales ante los que España y Galicia siguen pendientes de asumir el que debe de ser su rol natural de liderazgo a nivel europeo y mundial en el rumbo de una estrategia de pesca sostenible y justa a nivel global. Un último ejemplo de esta falta de impulso lo vemos en el resultado del último reparto de cuotas, discriminatorio para España sin que nuestras autoridades hayan adoptado ninguna medida al respecto.

Pasado ya el ecuador de la legislatura, no han sido pocos los desafíos para el sector a los que hemos debido de dar respuesta desde el Parlamento Europeo en estos dos años y medio como, por ejemplo, a las propuestas para la prohibición de la pesca de arrastre y de las redes de deriva, finalmente desechadas, a la positiva ampliación del marco de los acuerdos internacionales de pesca y a los perniciosos acuerdos comerciales con Filipinas y otros estados asiáticos, o a los desafíos para la acuicultura de Galicia (finalmente desechada la propuesta de la Xunta) y a las reivindicaciones del sector cerquero, pendientes aun de solución y cuya voz trasladamos hasta las instituciones europeas.

“En el PE conocemos las dificultades para el sector pesquero de alcanzar el frágil equilibrio que requiere el desarrollo de una actividad conforme con los principios de sostenibilidad social, económica y medioambiental”

Desde el Parlamento Europeo hemos ofrecido una respuesta contundente a estos retos, los más, con resultados satisfactorios para la sostenibilidad del sector. En otros casos, seguiremos trabajando en lo que resta de legislatura a fin de ofrecer una respuesta adecuada a las problemáticas que se plantean como, por ejemplo, el reto de la renegociación de acuerdos estratégicos como son los de Marruecos, Mauritania, Senegal, Guinea Bissau o Cabo Verde, entre otros. La nueva adopción de estos acuerdos es esencial para el sector pesquero en su conjunto por lo que debemos de hacerla posible, como el conjunto de la política comercial de la Unión, en el contexto de una armonización de estándares ambientales y sociolaborales que garantice el respeto de los Derechos Humanos y una competencia internacional leal y transparente.

Todo esto, en el contexto de la implementación de la nueva Política Pesquera Común y la progresiva implantación de la obligación de desembarco y del objetivo del Rendimiento Máximo Sostenible, ámbitos en los que la Agencia de Control de la Pesca de Vigo viene desempeñando un papel fundamental.

Muchos otros temas quedan en el tintero que no se difuminarán como la tinta de calamar. Seguiré trabajando en lo que resta de legislatura para ofrecer respuestas a los retos conocidos y por venir. Las puertas de mi oficina permanecen abiertas a todos aquellos que quieran acompañarme en el reto de la defensa de un sector pesquero sostenible y justo, en definitiva, progresista.

ip en Twitter