Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Enrique López Veiga, presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo

Crecimiento azul, la nueva estrategia europea para la economía marítima y el necesario despertar de la pesca

IP - 31 de marzo de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    

En un momento difícil de la economía mundial, la Comisión Europea lanza una original y atrevida iniciativa denominada “Crecimiento Azul” (Blue Growth) que constituye el núcleo de su nueva estrategia económica y que consiste en el desarrollo de un plan a largo plazo que propicie un crecimiento sostenible en el conjunto de los sectores marítimos e incide sobre todos y cada uno de aquellos aspectos de la vida social y económica marítima.

Sin embargo, es necesario dar un contenido a la aplicación práctica de esta iniciativa comunitaria y hay que reconocer que esta labor no es fácil. Hay que entender este ejercicio como un desafío que la Comisión lanza a los agentes económicos relacionados con la “Economía Azul” para que, en cada caso, éstos tomen la iniciativa y hagan sus propuestas concretas.

El Puerto de Vigo reúne una serie de características que lo hacen idóneo para arrancar con esta iniciativa, ya que es un puerto muy ligado al tejido empresarial existente en toda su área de influencia y, por ello, un buen candidato a liderar un proyecto inspirado en la idea de “Crecimiento Azul” y así lo ha intentado. Pero este ejercicio global de reflexión sobre la “Economía Azul” solo se puede relanzar desde una concepción del todo como algo esencial e indispensable, y no como una serie de análisis independientes de sus partes. Pero hay algo que es necesario entender de forma clara, y es que se trata de relanzar la iniciativa privada como motor de la economía y esto es válido tanto para las grandes como para las medianas y pequeñas empresas.

Los tiempos para el mantenimiento artificial de las empresas mediante subvenciones prolongadas se han enterrado definitivamente para la pesca europea y, por ello, los principios de eficiencia y eficacia económica han de aplicarse tanto para la pesca industrial como para la pesca artesanal y esto es precisamente lo que, como gallego, me preocupa.

En la reciente manifestación en Santiago, propiciada especialmente desde las Cofradías de Pescadores, sorprenden algunas de las máximas y de las posibles soluciones que parecen proponer algunas formaciones populistas y de izquierdas. Se gritó en contra del sistema de TACs y cuotas y se pidió su abolición, es decir, se propone la derogación total de lo que ha venido haciendo la Unión Europea desde 1986. Por otro lado, se propone como alternativa a esta derogación  “incrementar la productividad”, pero… ¿son conscientes de lo que proponen?

En primer lugar, el problema general de las pesquerías no es un problema de escasa explotación, sino que es un fenómeno generalizado de sobrepesca que afecta tanto a la bajura como a la altura, producido por la sobrecapacidad general de las flotas. A todas ellas les recomiendo una atenta lectura de los textos de la FAO al respecto. La sobrepesca se suele corregir con medidas restrictivas al ejercicio de la pesca, es decir, algo así como TACs y cuotas y, a medio plazo, con un sistema en que cada uno se responsabilice tanto de sus actos como de controlar sus propias capturas. Tildar esto como políticas neoliberales es una monumental tontería y un ejercicio de ignorancia pesquera básica.

Un artículo como este es necesariamente corto y no permite entrar en más profundidades pero, a todos aquellos que pretenden encarar los tiempos del “Crecimiento Azul” con políticas así, no les auguro muchos éxitos, aunque son libres de intentarlo y, ciertamente, el momento es ahora. Pero para que se me entienda bien: lo que se propone es volver a los tiempos del marisqueo libre, de no existencia del descanso semanal, de que cada uno largue las nasas cuantas quiera y donde quiera ¿es eso lo que se pretende? Pues… ¡buena suerte!, aunque espero que estas ideas no triunfen por el bien de una pesca responsable.

Artículo original publicado en el Nº 2018, de abril de 2016, de Industrias Pesqueras.

ip en Twitter