Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Pablo Durán Múñoz Científico Titular. Programa de Pesquerías Lejanas. Centro Oceanográfico de Vigo del IEO

Nuevas pesquerías de especies invasoras en aguas internacionales del Mar de Barents: perspectivas de la pesca del cangrejo de las nieves

IP - 27 de febrero de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El cangrejo de las nieves (Chionoecetes opilio) es nativo del Pacífico Norte y Atlántico Noroeste, con importantes pesquerías en la costa atlántica de Canadá. También era conocido al oeste de Groenlandia y en el Ártico oriental, pero no así en el Mar de Barents, donde las primeras capturas datan de 1996. Desde entonces varios estudios confirman su expansión y crecimiento exponencial. Debido a su preferencia por las aguas frías probablemente continúe expandiéndose hacia Svalbard. El origen de esta población invasora es incierto. Podría relacionarse con una migración natural o bien con una introducción accidental de larvas por las aguas de lastre.

Según el grupo de trabajo del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) especializado en los cangrejos (WGCRAB), en un futuro próximo la nueva población podría sostener una importante pesquería en aguas internacionales del Mar de Barents, en la zona central denominada “Loophole”. Según estimaciones rusas y del ICES, la explotación comercial habría comenzado en 2013. Cinco naseros de distintas banderas (Rusia, Noruega, España y Lituania) habrían capturado unas 250 toneladas. En 2014 la flota internacional habría aumentado a 15 buques y las capturas a 5.500 toneladas. En 2015 serían ya unos 20 barcos operativos.

La invasión del cangrejo es seguida con atención en los dos estados costeros -Rusia y Noruega- y en otros países con flota de larga distancia. Como especie invasora, sus efectos ecológicos precisan ser investigados. El desarrollo de una nueva pesquería de alto valor económico en aguas internacionales conlleva nuevas necesidades de conocimiento científico y de ordenación. De acuerdo con el artículo 77 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, 1982), los cangrejos podrían considerarse especies sedentarias. Ello abre la puerta a una regulación que trasciende a las Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera, ya que los países ribereños pueden ejercitar sus derechos de soberanía sobre la plataforma continental a efectos de exploración y explotación de estos recursos. Pueden vetar la pesca del cangrejo en aguas internacionales, como sucedió recientemente en la Comisión de Pesquerías del Atlántico Nororiental (NEAFC).

En 2015, a iniciativa del sector y con el plácet de las administraciones nacional y europea, el Instituto Español de Oceanografía evaluó el impacto ambiental de un proyecto de pesca exploratoria con nasas dirigida al cangrejo de las nieves en una zona inexplorada del “Loophole”, en el Área de Regulación de NEAFC. Fue un documento pionero, la primera evaluación de impacto presentada en NEAFC al amparo del recién estrenado reglamento de protección de los ecosistemas marinos vulnerables, inspirado por las resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas. Conforme al reglamento, el informe de impacto se trasladó a NEAFC para análisis y valoración por su Comité Permanente de Gestores y Científicos (PECMAS), órgano responsable del asesoramiento. PECMAS valoró muy positivamente la calidad del documento. A la vista de sus conclusiones recomendó la realización de la pesca exploratoria, por prever un escaso impacto adverso sobre los ecosistemas vulnerables. Seguidamente las partes contratantes votaron sobre la autorización de la actividad. Noruega y Rusia se manifestaron en contra alegando el carácter sedentario de los cangrejos y el ejercicio de sus derechos amparados por UNCLOS. Por este motivo, a pesar de contar con la evaluación positiva de PECMAS,  por el momento no se ha podido efectuar la exploración proyectada.

Se concluye que a pesar de las previsiones optimistas sobre la evolución del cangrejo de las nieves, las perspectivas para explorar este nuevo recurso se complican. Según PECMAS, a priori no hay razones científicas para oponerse a una pesquería en fase experimental, que incluso podría contribuir a moderar la expansión del cangrejo. La clave es de naturaleza jurisdiccional y de derechos de explotación y en todo caso de definir si los cangrejos invasores son o no recursos sedentarios, a efectos de su inclusión en la “Lista de recursos regulados por NEAFC”, tal como viene proponiendo la UE desde 2014..

Artículo publicado en el número especial de Abril de 2016 de Industrias Pesqueras.

ip en Twitter