Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter

Hogar de adultos sin hijos, situado en Burgos, el mayor consumidor de pescado fresco

IP - 23 de febrero de 2012 A+ A-

El FROM ha lanzado un estudio sobre el “Perfil de Consumo de Productos Pesqueros en Hogares Españoles en 2010” que puede servir de base a la hora de planificar las campañas de promoción de los productos pesqueros ya que perfila cuáles son las preferencias del consumidor y por tanto conocer nuestro público objetivo. Analizando varios parámetros se llega a la conclusión de que el mayor consumo de pescado, fresco sobre todo, corresponde a un ciudadano de la provincia de Burgos, sin empleo fuera del hogar y que integra una familia sin hijos y compuesta por miembros adultos.

Los españoles hemos consumido en 2010 en nuestros hogares un total de 27,30 kilogramos de productos pesqueros por persona y año. Esta es una de las principales conclusiones del informe sobre el “Perfil de Consumo de Productos Pesqueros en Hogares Españoles en 2010” publicado por el FROM en que se analiza a escala nacional la estratificación de los datos de consumo per cápita en 2010 concretando por tipo de producto, por tipología de hogar y por criterios geográficos.

Así, teniendo en cuenta el primer parámetro se ha clasificado el consumo en el hogar por tipo de familia (teniendo en cuenta si hay niños), los aspectos socioeconómicos; la actividad del responsable del hogar y su edad; el tamaño de la familia y el ciclo de la vida familiar.

Al analizar el producto pesquero objeto de consumo se ha atendido al criterio tradicional de fresco, congelado, conserva o marisco. Mientras que por criterios geográficos se ha analizado la estructura del consumo por comunidades autónomas y por provincias.
Y ¿qué es exactamente lo que consumen los españoles? En primer lugar pescado fresco. Esta presentación sigue copando la mayor parte del consumo absorbiendo el 44,14% del total. El congelado ha representado el 12,20% mientras que el consumo de mariscos, moluscos o crustáceos con el 28,64%, finalmente en las conservas de pescado se consumió el 15,04%.

La presencia de niños en el hogar sigue siendo uno de los factores que condiciona el consumo de pescado en los hogares. El estudio presentado por el FROM destaca que “teniendo en cuenta el ciclo de vida familiar, el menor consumo se registró en hogares de parejas con hijos menores de seis años con un consumo de productos pesqueros de 14,86 kilogramos. Por el contrario, el mayor consumo de los productos de la pesca lo realizaron los hogares de adultos independientes con un consumo un 330% superior. En ambos casos, el consumo de pescado para esos hogares representó más del 50% frente al resto de presentaciones (mariscos, moluscos o conservas)”.

En función de la edad del responsable del hogar, a medida que aumenta ésta, se incrementa también el consumo de productos pesqueros, explica el estudio. Así, en los hogares en los que la edad del responsable es mayor de 65 años se consumieron un total de 44,19 kilogramos de productos pesqueros, en oposición a los de menos de 35 años, donde el consumo fue un 66% inferior. Además en este último tipo de hogares se detecta un mayor consumo de productos congelados, cercano al 17%, mientras que en hogares de mayores de 65 años el consumo de congelados es menor, cercano al 10% del consumo total.

En términos socieconomicos, en los tramos de renta alta y media alta fue donde se registró un mayor consumo de productos pesqueros, un total de 30,29 kilogramos per cápita. En los hogares de renta socioeconómica baja el total de consumo de pesca fue un 83,3% menor. Sin embargo, cabe destacar el hecho de que para los hogares de clase alta y media alta el consumo de pescado fresco (42,6%) fue menor que para las clases bajas (47,8%); por el contrario, el consumo de pescado congelado fue algo superior (12,3%) que para la clase baja, que supuso el 10,9%.

Tiene también relevancia el hecho de que la persona que está al frente de la gestión del hogar trabaje o no fuera del mismo. En este sentido, según informa el FROM, “si se toma como referencia la actividad del responsable del hogar, el mayor consumo correspondió al no activo, con 31,91 kilogramos; frente al activo que consumió un 68% menos”. Así como la estructura del hogar ya que “el consumo de productos de la pesca en hogares compuestos por 1 persona ascendió a 46,82 kilogramos, de los cuales los pescados frescos representaron el 48,46% del total. En el caso de que el tamaño de la familia fuera de 5 ó más personas, el consumo total de pesca fue de 17,27 kilogramos, de ellos el 41,75% correspondió a los pescados frescos”, explica el FROM.

En lo que a Comunidades Autónomas se refiere, en el año 2010 destacaron por su elevado consumo, Cantabria con 35,50 kilogramos per cápita y Castilla y León, con 35,03 kilogramos; frente a las de menor consumo nacional, Canarias y Baleares con consumos de 18,76 y de 21,62 kilogramos per cápita, respectivamente.

Por otro lado, a escala provincial los líderes en consumo fueron Burgos con 41,14 kilogramos per cápita y Zamora con 38,60 Kilogramos per cápita; en la media de consumo se situaron Barcelona 27,23 o Lérida con 27,36 kilogramos per cápita; como menos consumidores encontramos Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas con 20,98 y 16,75 kilogramos per cápita respectivamente.

En conclusión: “El perfil de máximo consumo de productos pesqueros en España en el año 2010 correspondió a aquellos hogares formados por adultos independientes sin hijos, mayores de 65 años, de clase alta y media alta, no activos, y residentes en la provincia de Burgos”, recoge el informe.

ip en Twitter