Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Nuevo reglamento sobre información alimentaria

Un etiquetado más efectivo para elegir una dieta saludable

IP - 12 de enero de 2012 A+ A-
Pág. 1 de 3 | Siguiente

Cuando un consumidor se enfrenta a la elección de un producto, la repercusión que éste tendrá sobre su salud pesa cada día más en su decisión de compra. El etiquetado es una de las vías más importantes para comunicar información en la que basar esta decisión, por lo que, desde las administraciones se lleva años trabajando para conseguir que su contenido resulte útil para elegir una dieta saludable y no induzca a errores. Una de las últimas normativas orientadas en esta dirección es el Reglamento 1169/2011 sobre información alimentaria facilitada al consumidor, publicado el pasado 22 de noviembre.

El número de factores que influyen en el consumidor a la hora de decantarse por un producto u otro es cada día mayor. El precio, la percepción de calidad, la confianza en una determinada marca o, más recientemente, el interés porque el producto elegido no tenga un impacto negativo en el medio ambiente, son algunos de estos factores. Pero, sin duda, uno de los que tiene más relevancia, especialmente cuando consideramos la comercialización de pescado, es el efecto potencial sobre la salud de los alimentos. Profesionales de la salud y administraciones insisten en la necesidad de una alimentación variada y equilibrada, que incluya todos los elementos que contribuyen a una buena salud. Para conseguirla, el consumidor debe conocer, por una parte, las características de una dieta adecuada y, por otra, las características de los alimentos que consume. Precisamente para asegurar que el consumidor recibe una información clara sobre los alimentos, la Unión Europea ha aprobado un nuevo Reglamento (1169/2011) sobre información alimentaria facilitada al consumidor. En esta normativa se recoge que “la consideración principal para exigir la obligatoriedad de la información alimentaria debe ser que los consumidores puedan reconocer y hacer un uso adecuado de los alimentos así como tomar decisiones que se adapten a sus necesidades dietéticas individuales”.
 

RACIONALIZAR LA LEGISLACIÓN
Aunque las autoridades europeas reconocen que “los objetivos originales y los componentes principales de la actual legislación sobre etiquetado siguen siendo válidos”, consideran que “es necesario racionalizarla para garantizar un mejor cumplimiento y una mayor claridad para las partes interesadas, y modernizarla para tomar en consideración los nuevos avances en el ámbito de la información alimentaria”. Así, en este nuevo reglamento se recogen “definiciones, principios, requisitos y procedimientos comunes para establecer un marco claro y una base común para las medidas de la Unión y nacionales por las que se rige la información alimentaria”.

Pág. 1 de 3 | Siguiente
ip en Twitter