Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter

La explotación de los recursos vivos en la Política Común de Pesca a partir de 1993

Rafael Robles Pariente, director del Instituto Español de Oceanografía - 11 de julio de 2011 A+ A-
Pág. 1 de 4 | Siguiente

Nos hacemos eco del artículo elaborado por nuestro amigo y colaborador Rafael Robles Pariente y publicado en los números 1537 y 1538 del 1 y 15 de mayo de 1991 de Industrias Pesqueras en el contexto de la reforma de la PCP del año 1992. Por entonces Rafael Robles era director del Instituto Español de Oceanografía y analizaba en IP algunos aspectos del documento de debate presentado por la Comisión Europea.

La Comisión de las Comunidades Europeas, a través de su Comisario responsable de la Dirección General XIV (Pesca), ha preparado un primer documento sobre el presente y futuro de la nueva PPC que, de entrada conseguido un objetivo que suponemos pretendido y que ha sido el de alarmar a todas las partes implicadas con la mágica cifra del 40% de reducción de la flota de pesca comunitaria.

El estado de los recursos no es el mismo en todas las pesquerías de las aguas comunitarias”

Independientemente de este hecho, más periodístico y de impacto que realistamente aceptable y con posibilidad de ser llevado a la práctica, querríamos hacer unas reflexiones y comentarios a dicho documento en el que creemos se recogen unas realidades innegables pero en el que faltan quizás otras, sobre todo en lo que a nuestro país respecta y que, al parecer, siguen sin ser entendidas.


El grave problema que ello puede implicar es la posible consolidación de una situación comparativamente muy negativa para España ya que en la actual PPC, en vigor desde 1983, estaba claro que no se había querido tener en cuenta para nada la realidad de la pesca española cuya integración se veía venir y de la que se temía su potencial de flota (creemos que infundadamente en lo que a aguas comunitarias se refiere). Es por ello que en la política pesquera que ahora se está gestando para 1993, consideramos enormemente importante que se tienda a evitar o cuando menos a minimizar los efectos negativos innecesarios y a veces discriminatorios que hubo que aceptar para permitir nuestra entrada en la Europa comunitaria.

 

El eje del documento que el Vicepresidente Marín presentó al Consejo de Pesca de Diciembre pasado es una denuncia de un desequilibrio importante entre los recursos disponibles y las capacidades de pesca existentes.

 

Pág. 1 de 4 | Siguiente
ip en Twitter