Boletín de noticias

Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP

Pinche aqui para sucribirse

  • Follow IPesqueras on Twitter
El español Gabriel Mato cuestiona en su informe, que se vota hoy, la reducción del fondo y pide ayudas a la "reestructuración" de la flota

FEMP 2021-2027: El Comité de Pesca del PE se moja

IP - 7 de marzo de 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El Comité de Pesca del Parlamento Europeo se posicionará hoy sobre el próximo marco financiero europeo para la pesca durante el periodo 2021-2027, el FEMP. La Comisión ha puesto sobre la mesa 6140 millones de euros (un 5 % menos que el actual fondo) para apoyar al sector la puesta en marcha de proyectos dirigidos a fomentar la sostenibilidad y el desarrollo de la industria pesquera. En definitiva, apuntalar la política pesquera común (PPC), la política marítima de la Unión y los compromisos internacionales de la Unión en el ámbito de la gobernanza de los océanos, especialmente en el contexto de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

El ponente del informe será el español Gabriel Mato, del PPE. Se votará su análisis y un paquete de más de 1000 mociones presentadas por el conjunto de los 27 europarlamentarios que conforman el Comité. En su informe, Mato destaca el “impacto socioeconómico enorme” que la pesca tiene en diversas regiones europeas. Implica la actividad de 85 000 buques y emplea a 340 000 personas a lo largo de toda la cadena. Europa, recuerda el europarlamentario, produce anualmente más de 6 millones de toneladas de pescado y marisco “de alta calidad”. Sin embargo, el sector se enfrenta a muchos problemas derivados de la aplicación de la PPC -menciona directamente la eliminación de descartes o el impacto de lograr el rendimiento máximo sostenible (RMS)-; además de los generados a raíz del 'brexit´y de “aquellos surgidos de los nuevos desafíos que cada día generan el mercado y la producción global de proteína de origen marino”.

EL BREXIT NO DEBE SER UNA EXCUSA

Mato considera “importante” que el sector disponga de un fondo de pesca “específico, sustancial y accesible para todos” los operadores y que se garantice el “presupuesto necesario para hacer frente a estos problemas y desafíos que afectan al sector marítimo y pesquero y tener en cuenta la asignación presupuestaria (ya muy limitada) de la Unión a esta política”, indica. Al respecto destaca que el actual FEMP representa sólo el 0,6 % del total del presupuesto general 2014-2020 y subraya que, si bien una reducción de los fondos en el sector pesquero apenas repercute en el presupuesto de la Unión, podría tener “consecuencias graves” para los pescadores y las regiones costeras. Mato va más allá y cree que el brexit -teniendo en cuenta que el Reino Unido ya no se beneficiará del reparto- “no debe servir de excusa para reducir la financiación de la pesca”, habida cuenta de los importantes retos que plantea este proceso para la protección del medio ambiente, la producción y el comercio.

El europarlamentario critica la reducción de fondos, pero aplaude el paso dado por la Comisión en cuanto a la introducción de medidas de flexibilidad y simplificación burocrática que faciliten la aplicación del próximo fondo. Todo al contrario que el actual. “Va en buena dirección”, valor. Mato también celebra “la posibilidad de ofrecer soluciones adaptadas a las diferentes especificidades y retos de las regiones de la Unión, evitando un enfoque único para todos”, con mención indirecta a las regiones ultraperiféricas.

Otro de los puntos destacados de la propuesta de la Comisión es que abre la puerta a financiar “todas las medidas que no estén explícitamente prohibidas”. Mato considera que es necesario aclarar este punto para evitar la confusión, ya que no está especificado en el texto del Reglamento, lo cual puede dar lugar a confusión. El europarlamentario español también pone en duda la viabilidad de dar flexibilidad total a los EM para elaborar sus programas, otro de los principios de la propuesta original. “Si bien esto podría parecer lógico para un buen gasto del dinero público, las condiciones impuestas por las propuestas relativas tanto al FEMP como al Reglamento sobre disposiciones comunes son draconianas y las normas son demasiado exigentes para las administraciones públicas”, dice. En resumen, podría volver a repetirse el factor que ha condicionado el actual fondo: su falta de ejecución. “No solo se disuadiría a los operadores de solicitar fondos, sino también a las administraciones de elaborar programas ambiciosos”, destaca Mato.

AYUDAS A LA "REESTRUCTURACIÓN" DE LA FLOTA

En cuanto a ayudas directas al sector por cese temporal o definitivo, que se siguen contemplando, Mato advierte de las condiciones “extremadamente exigentes” impuestas por Bruselas. Y hablando de flota, cree que es necesario que en el periodo 2021-2027 el sector pueda acceder a ayudas me que impulsen “un proceso de reestructuración que ha acabado siendo necesario por varias razones”. De manera precisa, apoya que se subvencione la sustitución de motores contaminantes y la modernización de buques no seguros. “La financiación del proceso de reestructuración debe estar disponible para el conjunto de la flota”, indica.

El ponente no está de acuerdo con la prohibición de mecanismos de intervención tales como la ayuda al almacenamiento, pues ello impide la posibilidad de reaccionar ante situaciones extremas de desequilibrios del mercado. Otro elemento problemático, en opinión del ponente, es que las inversiones productivas en materia de acuicultura y las inversiones en actividades de transformación se financiarían solo mediante instrumentos financieros que, además, quedarían dentro de un nuevo Reglamento sobre disposiciones comunes. Aunque habrá instrumentos financieros a medida disponibles para financiar inversiones productivas en la economía azul, debe existir la posibilidad de recurrir a ayudas directas para determinadas acciones.

.

ip en Twitter