Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Estudio de la Universidad de Londres

Investigadores británicos instan a Reino Unido a mantener los principios de la PPC tras el ‘brexit’

IP - 8 de febrero de 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El sector pesquero de Reino Unido ha sido uno de los que más favorables se ha mostrado al proceso de ‘brexit’ al considerar la PPC la causa de sus problemas. El estudio “Fish, fishing and brexit” elaborado por Food Research Collaboration –dependiente de la Universidad de Londres– señala no solo que la política pesquera común no ha tenido nada que ver en el declive del sector pesquero británico sino que los principios bajos los que se rige se deberían seguir aplicando en la gestión pesquera tras el ‘brexit’. “Es esencial que cualquier nueva política de pesca del Reino Unido se adhiera al enfoque de sostenibilidad basado en la evidencia desarrollado por la PPC”, afirma el estudio.

El documento, cuya autora principal es Miriam Greenwood, niega que la causa sea la PPC y afirma de forma rotunda que “la realidad era que había un grave problema de sobrepesca, que las capturas y la capacidad de las flotas pesqueras británicas y otras europeas tenían que reducirse y que la flota de larga distancia del Reino Unido debía cesar debido a que Islandia estableció su ZEE de 200 millas”.

Greenwood señala que el período de transición previsto “cuando Reino Unido comienza a actuar como un estado costero independiente, la industria pesquera espera un gran bono de cuota”. La investigadora señala en cambio que “la prioridad primordial de mantener una pesca sostenible y las actividades complementarias de exportación e importación de diferentes partes de la industria pesquera, incluidos los diferentes sectores pesqueros, significa que obtener la pesca adecuada y los acuerdos comerciales con la UE es al menos igual de importante”. El estudio avisa a los pescadores de que “una mayor cuota por sí sola no resolverá los problemas actuales en la industria pesquera y hará que la necesidad de una reforma interna de las políticas de cuotas sea aún más obvia”.

Es precisamente la política interna británica la que ha causado más problemas al sector pesquero, según el estudio. “Pase lo que pase con el ‘brexit’, el Reino Unido debe realizar una revisión exhaustiva de la asignación de cuotas: esta debería basarse en una distribución justa en todos los sectores de la flota y debería recompensar las formas de pesca más sostenibles”. Greenwood se refiere con esta declaración a que la asignación de cuotas por parte del gobierno del Reino Unido “ha perjudicado de manera persistente a los pequeños y posiblemente más sostenibles pescadores en pequeña escala que dominan la flota británica; y cómo la cuota fue privatizada discretamente para permitir que los no pescadores la compren y vendan”. Esto ha llevado a que “la riqueza de los mayores titulares de cuotas estén en la lista de ricos del ‘Sunday Times’”.

La conjunción de todos estos factores previamente mencionados ha llevado a que a lo largo de los años “el sector dejó de ser principalmente una fuente de alimentos para la cadena de suministro nacional y se adaptó a las exportaciones”, mientras que gran parte del consumo interno “depende de las importaciones”.

El estudio adjunta una lista de recomendaciones para resolver los retos del sector pesquero británico. La primera es “gestionar la pesca sobre la base del asesoramiento científico” para garantizarse que “no se establezcan cuotas excesivas y la actividad pesquera siga las reglas”; pide a políticos y sector que “deje de criticar a la PPC por los problemas resultantes de sus fracasos para actuar sobre esta base en el pasado como algo serio para futuras intenciones”. También recomienda “mantener la alineación con las regulaciones de la UE”, especialmente el “sistema reglamentario actual de higiene, trazabilidad y etiquetado de los alimentos marinos” con el objeto de “proteger al consumidor y facilitar las exportaciones de productos del mar”.

El estudio completo puede descargarse  aquí (en inglés).

ip en Twitter