Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
El ejecutivo deberá publicar toda la documentación legal

El Parlamento británico declara en desacato a May y fuerza su control sobre el ‘brexit’

IP - 5 de diciembre de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El Parlamento británico inició ayer un debate de cinco días sobre el acuerdo de retirada de la Unión Europea alcanzado entre el gobierno inglés liderado por la primera ministra Theresa May y el negociador de la Unión Europea, Michel Barnier. El debate comenzó con una votación en la que la mayoría de los miembros del Parlamento (MP) declararon en desacato al Gobierno de May por no hacer pública toda la documentación legal sobre el proceso de ‘brexit’ producida por el fiscal general británico.

Con esta votación, los miembros del Parlamento obligan al ejecutivo a entregar todos los consejos legales, al entender que se ocultan intencionadamente. Esta fue solo la primera de las votaciones que pone en apuros a la primera ministra. La segunda llegó con una enmienda, aprobada por 321 votos a favor frente a 299 en contra en la que el Parlamento refuerza su posición negociadora en el proceso de ‘brexit’.

El diputado conservador Dominic Grieve señaló ayer que “los parlamentarios están esta noche iniciando el proceso de recuperar el control. Ya no se debe disminuir la voluntad del Parlamento, que refleja la voluntad del pueblo. El Parlamento ahora debe recuperar el control y luego devolver la decisión final al pueblo porque, al final, solo la gente puede resolver esto”.

Estos cinco días de debate concluyen el próximo martes con la votación en la que el Parlamento se posicionará a favor o en contra del documento de salida acordado entre el Reino Unido y la Unión Europea. La enmienda aprobada ayer implica que, si los comunes rechazan el texto firmado, será el Parlamento británico el que pase a liderar la negociación, marcando plazos al ejecutivo.

La primera ministra, Theresa May, tiene en frente una fuerte oposición. Desde Escocia e Irlanda del Norte los conservadores rechazan el acuerdo de ‘brexit’, entre otros motivos por la presión del sector pesquero, que pide más mano dura para garantizar que el acceso a las aguas británicas queda limitado para la flota europea y que no esté ligado al comercio de productos de la pesca y la acuicultura.

“Entonces, ya estamos con el agua al cuello, ya sea pagando lo que se exige o negociando los derechos de pesca, haciendo concesiones en Gibraltar o ¿quién sabe qué más? Este es un terrible fracaso de negociación”, declaró el líder laborista, Jeremy Corbyn, en la Casa de los Comunes.

ip en Twitter