Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Informe de Consumo de Alimentación en España 2017

Los españoles gastan más en alimentación, aunque el consumo del pescado cae un 3,7 %

IP - 4 de julio de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El gasto alimentario en España se situó en 2017 en 102.548 millones de euros, lo que implica un incremento del 3,6 % con respecto a 2015. El 80,4 % corresponde a alimentos, mientras que el restante 19,6 a bebidas. España se sitúa en niveles de 2009, tras haber tocado fondo en 2014 con 98.052 millones de euros. Son datos del Informe de Consumo de Alimentación en España 2017, que dio a conocer el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

El motor de crecimiento ha sido el consumo en bares y restaurantes (35.094 millones de euros), ya que el gasto alimentario en los hogares ha crecido un 0,6 % hasta los 67.490 millones de euros. El gasto alimentario fuera del hogar ya es la tercera parte del total. En volumen se ha registrado un ligero descenso del -0,7 %, mientras que en valor hemos gastado un 1,3 % más, lo que certifica el incremento de los precios. El pescado es un claro ejemplo de esta tendencia. Hemos reducido la compra en volumen un 3,7 %, mientras que el gasto en pescado es el segundo en importancia de la cesta de la compra (hasta el 13,3 % del total) por detrás de la carne, que representa el 21,1 %. En conjunto, la alimentación fresca cayó un 3,3 % en volumen, mientras que se redujo un 0,7 % en valor.

Según el Ministerio, en estos resultados tienen también influencia los cambios sociodemográficos experimentados en España en los últimos seis años en los que la población española ha pasado de 47.021.031 personas en 2010 a 46.528.024 en 2017. También se aprecia un incremento significativo del número de hogares de menor tamaño, unipersonales formados por jóvenes o adultos independientes.

Crece el consumo de platos preparados (+4,8 por ciento), aceite de girasol (+21,1 por ciento), arroz (+1,1 por ciento), legumbres (+4,7 por ciento) y pastas (+2,9 por ciento), entre otros alimentos. El pescado, los moluscos y el marisco se sitúan a la baja, junto con el aceite, las hortalizas frescas y alimentos básicos de alimentación como el azúcar o el pan.

El supermercado es el canal preferido por los consumidores, representando el 47,3 por ciento de las compras de productos de alimentación. Sin embargo, los hogares prefieren acudir al comercio especializado para adquirir productos frescos. La compra por internet de productos de alimentación se sitúa en el 1,2% del volumen de las compras totales de alimentación para el hogar. Es un canal “con alto potencial de desarrollo”, según el Ministerio.

DESPERDICIO ALIMENTARIO
El informe sobre consumo en España 2017, incluye también un apartado en el que se estudia la evolución del desperdicio alimentario. De sus datos se desprende que en 2017, los hogares españoles tiraron a la basura 1.229 millones de kilos de alimentos, lo que supone 23,6 millones de kilos semanales. Las cifras apuntan a una reducción del 5,7 %, lo que revela “una mayor concienciación de las familias en la lucha contra el desperdicio alimentario”. Alrededor de 74,5 millones de kilos menos de alimentos acabaron en la basura. La buena noticia para la pesca es que el pescado se sitúa a la cola del desperdicio. Arrojamos al cubo de la basura el 2,2 % del pescado que compramos, lo que representa el 2,4 % del valor del gasto en pescado.

ip en Twitter