Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Proyecto Canard

Opegui y Azti buscan respuestas al reto de los descartes en el Cantábrico

IP - 13 de marzo de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

El sector apura el plazo para la entrada en vigor del reglamento que obliga al desembarque de todas las capturas, lo que viene siendo la estrategia descartes “0” promovida por la Comisión Europea a través de la PPC. Para ello queda menos de un año -será en enero de 2019 cuando se aplique en su integridad después de años de introducción paulatina- y la industria sigue analizando cómo logrará cumplir el reto impuesto por Bruselas. Prueba de ello son las diferentes iniciativas puestas en marcha por el propio sector, a las que ahora se suma el proyecto Canard, que busca sentar las "bases del conocimiento" para la generación del primer Plan de Descartes de la flota artesanal del Cantábrico.

En concreto el proyecto Canard tratará de mejorar la selectividad de esta pesquería, reduciendo la captura de las especies descartadas, con una especial atención a aquellas que pueden resultar más limitantes, debido principalmente a su escasa cuota y la imposibilidad de evitar capturarlas en las artes menores y en determinados momentos del año. La propuesta de soluciones se contrastará con el sector pesquero antes de la difusión del trabajo realizado.

Liderado por la Organización de Productores de Pesca de Bajura de Guipúzcoa (Opegui), el proyecto trata de “contribuir a mantener la actividad de las empresas de modo rentable, sin que su viabilidad resulte afectada”. La iniciativa cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través del Programa Pleamar, cofinanciado por el FEMP. El plan, que afecta a diversas especies y artes -multiespecífico y pesquerías mixtas- utilizados en el Cantábrico, será incorporado a los Planes de descartes de los países en 2019, como define la Política Pesquera Común. “El impacto, tanto en la flota como en el ecosistema, de la nueva Política Pesquera Común no ha sido cuantificado hasta el momento”, apunta Azti. Sí da por hecho que “supondrá cambios operativos para estas flotas, que afectarán a su rentabilidad e impactarán en el ecosistema marino de diferente manera”.

Por ello, ante el reto de eliminar los descartes, es necesario conocer “cuál es la dinámica de estas flotas y caracterizar su captura”, incluyendo la estacionalidad de ésta. Se trata de buscar soluciones específicas para las pesquerías artesanales diferenciadas a lo largo del litoral Cantábrico.

ip en Twitter