Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
"Hay presencia de anchoa en la mar y eso es lo importante"

La temprana aparición de la anchoa eleva el optimismo entre el sector vasco

IP - 12 de marzo de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

La flota vasca ha iniciado la costera de anchoa con optimismo. Las capturas, de momento, no son significativas, pero que los buques estén descargando en puerto -a pesar del mal tiempo de las primeras jornadas de la campaña- lleva al sector a pensar que será un año positivo para la pesquería. Al igual que 2017. “Hay presencia de anchoa en la mar y eso es lo importante”, apunta Miren Garmendía, directora de la Organización de Productores de Pesca de Bajura de Guipúzcoa (Opegui). “Las perspectivas son buenas, el estado del stock es bueno, está en sus máximos históricos”, explica Garmendía. Este año la cuota fijada por la UE es de 33.000 toneladas, de las cuales el 10 % es para Francia. Del resto, España cede al país galo otro 10 % más 100 toneladas en virtud del acuerdo de pesca que está a punto de cerrarse en el marco del comité ejecutivo del CCR Sur. Y además, hay que descontar la cuota de penalización por la sobrepesca de verdel, que computa contra las posibilidades de pesca de la anchoa. El importe de la sanción ronda las 3.000 toneladas.

“El TAC es el máximo conforme a nuestro plan de gestión, y en ese sentido somos optimistas. Al igual que el año pasado esperamos cubrir la cuota y, lo que es más importante, rentabilizar la cuota limitada que tenemos. Ese el esfuerzo que tenemos que hacer”, afirma la directora de Opegui. Para ello la flota ha apostado por fijar unos topes diarios de descarga a fin de prolongar al máximo la campaña y sobre todo valorizar mejor el producto en el mercado. El cupo es de 10.000 kilos diarios para los buques de mayor tamaño y 8.000 para las unidades de porte inferior. La campaña se prolongará hasta el 30 de junio, pero es probable que la cuota se agote antes siguiendo la tendencia de los últimos años.

El “pero” al arranque de la campaña es el tamaño de los ejemplares. Aunque es reglamentario, la anchoa que se está descargando no es la que demanda la industria conservera. Es más pequeña y por eso se destina al mercado del fresco. “Cuando hay mucho pescado de este tamaño baja el precio. Lo que nos gustaría encontrar es pescado de mayor tamaño para las fábricas de salazón”, explica Miren Garmendía. Los conserveros demandan anchoa de talla mayor, porque es más fácil de trabajar y es menos costosa. Aunque eso “ya no está en nuestras manos”, dice la portavoz de a flota.

DOS AÑOS DE MSC

La certificación de la anchoa con MSC, que está a punto de cumplir dos años, ha sido una de las apuestas del sector por mejorar la valorización del recurso. “Es una forma de poner en valor el buen trabajo realizado por nuestros pescadores y una herramienta para valorizar el pescado”, asegura Garmendía. Con todo, la inversión realizada aún no repercute en las cuentas del sector. “La inversión ha sido grande, calcular el retorno es difícil porque hay muchos factures a tener en cuenta. Lo que sí se observa es que hay interés por parte del mercado y de los consumidores. Veremos qué pasa, esto no es automático”, sostiene. Y mientras la flota está trayendo a puerto verdel -apareció la semana pasada, la cuota es “mínima”, pero todo suma- lo que sí parece haber desaparecido son los miedos del pasado con relación a la pesquería. “No hay preocupación. Estamos gestionando el recurso junto con los franceses de manera muy adecuada. Al menos por parte del pescador se está gestionando bien y y creo que se está garantizando el stock. Hoy por hoy, nuestra gestión puede ser un referente”, concluye.

ip en Twitter