Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Luz verde de Bruselas

El plan de España y Portugal para recuperar la sardina

IP - 5 de marzo de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

La dimensión social ha ganado a la ambiental. La UE ha aceptado el plan propuesto por España y Portugal para la gestión, y la recuperación, de la sardina ibérica, según trasladó recientemente la secretaría general de Pesca del Mapama al sector y a las CCAA, en el transcurso de la reunión convocada para analizar el fallo del TJUE por el acuerdo EU-Marruecos. España y Portugal, que se enfrentaban al cierre de la pesquería por recomendación del ICES, han consensuado un plan que estipula una cuota de 14.600 toneladas, frente a las casi 18.000 del año pasado. El objetivo es dar cumplimiento al requisito impuesto por la CE para evitar el cierre: lograr una recuperación anual de al menos el 10 % en la población de la sardina. El criterio de reparto fijado es de 2/3 para Portugal y de 1/3 para España. La flota española se quedará con unas 4.800 toneladas y Portugal con unas 9.700 toneladas.

“El hecho de que España y Portugal hayamos hecho este esfuerzo tan importante ha sido muy bien percibido por los servicios de la CE”, indicó a IP el secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo. Está previsto que la campaña se abra el 1 de mayo. El retraso es sustancial, ya que en 2017 a golpe de marzo ya se estaba capturando sardina. Se podrá capturar durante cinco meses, cuando lo habitual es que la veda se prolongase durante sólo tres meses. Habrá menos días de captura de sardina, pero éstos estarán concentrados en la época de mayor valor en los mercados de este recurso.

Según Rosa Quintana, conselleira do Mar de la Xunta de Galicia, “proponemos algo tan básico como retrasar la apertura de la campaña de la sardina hasta aquellos meses en los que alcanza un mayor valor comercial y por lo tanto tenga una mayor repercusión en el sector pesquero, a pesar de que los topes de capturas no será tan altos como los de antes”. En resumen, “una gestión más responsable de este recurso durante un periodo más corto”, indicó Quintana.

“El plan de la sardina elaborado entre España y Portugal, responde a las peticiones y a las exigencias de que nos han venido solicitando la Comisión Europea”, insiste Quintana. Partiendo del cierre inicial propuesto, “hemos acreditado a la CE que eso lo único que eso supondría sería perder un sector de actividad económica importante, y que si nosotros mantenemos la actividad pesquera bajo unas condiciones estrictas, seremos capaces también de lograr el RMS quizás no en el año 2020, pero a lo mejor sí en el 2023”, aseguró

Más novedades dentro del plan: se establecerán vedas en tiempo real; limitaciones semanales de capturas para conseguir el máximo valor del producto; y se reforzará la presencia de observadores a bordo. En el caso de España, al menos en 200 mareas habrá científicos embarcados. En el de Portugal, en otras 400. También habrá campañas científicas específicas, a cargo de los organismos de investigación de ambos países.

EL SECTOR, "TRANQUILO"

El sector está satisfecho y da su visto bueno al plan, según Basilio Otero, presidente de la Confederación Nacional de Cofradías de Pescadores. “Tendremos que ser estrictos y restrictivos. Con lo poco, que tengamos, tendremos que adaptarnos”, afirmó. “Somos conscientes de los esfuerzos que tenemos que hacer, en base a los datos. Lo único que podemos hacer es, al menos, dar las gracias. Aunque parezca una pesca menor, la sardina es fundamental para el cerco y el xeito, sobre todo en ciertas épocas de año”, apuntó Otero. “Estamos tranquilos porque temíamos por esta pesquería”. Una vez Europa ha dado luz verde al plan, el sector analizará ahora “el cómo, el dónde y el cuándo” lo aplican, ya que no descarta incluso la posibilidad de retrasar la apertura de la campaña.

ip en Twitter