Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Un estudio analiza las limitaciones de las plataformas de "big data"

El "Gran Hermano" aún no es suficiente para acabar con la pesca ilegal

Ip - 25 de enero de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

La tecnología del “Gran Hermano” no es suficiente para poner fin a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Un informe presentado por Overseas Development Institute concluye que “estas plataformas de big data son complementarias y podrían ser extremadamente útiles para combatir la pesca INDNR y la sobrepesca en las aguas de los países en desarrollo, pero tienen varias debilidades, incluido el tamaño limitado de sus bases de datos y el uso de algoritmos que son incapaces de identificar con precisión el comportamiento de pesca”.

El estudio hace alusión a Goobal Fishing Watch (desarrollada por Google, SkyTruth y Oceana), FishSpektrum, OceanMind (de Pew y Satellite Applications Catapult), Navama (apoyada por WWF), y TM Tracking. “A pesar de sus deficiencias, estas plataformas buscan ocupar este espacio de mercado, a menudo ofreciendo sus servicios a gobiernos y organizaciones internacionales y regionales en un intento de desplazar al resto, sin prestar suficiente atención a la solidez de sus conjuntos de datos. Incluso si se abordaran estos problemas, las nuevas tecnologías no pueden sustituir la voluntad política para abordar las debilidades institucionales y metodológicas del sector. En resumen, la tecnología, sin cooperación, estrategias y políticas adecuadas, no va a resolver el problema de la pesca INDNR y la sobrepesca en sí misma”, explican los autores del estudio.

Eso sí, han dotado al sector de mayor transparencia pero aun queda mucho que recorrer y un primer paso, según los investigadores, es crear una base de datos centralizada de buques sospechosos o implicados en pesca IUU así como la creación de un único esquema de identificación de buques y base de datos de buques. Su ausencia es la principal limitación y coarta los esfuerzos de gobiernos y agencias internacionales en la lucha contra la pesca ilegal.

Transbordos, un reto

Una de las dificultades es controlar los transbordos en alta mar. Global Fishing Watch identificó 794 'contenedores refrigerados' y detectó 5.065 'posibles transbordos' entre 2012 y 2016. Sin embargo, el análisis de FishSpektrum excluyó 327 de estos 794 reefers por razones que incluyen no tener la capacidad técnica o logística para realizar transbordos. De los 327 buques excluidos, 34 se habían decomisado o perdido y uno era un yate de recreo. Las diferencias se deben a que el criterio por el que Global Fishing Watch se basa para establecer un posible transbordo es que dos barcos permanezcan a menos de 500 metros durante más de 3 horas mientras viajan a menos de dos nudos. No obstante, reconoce el informe, existen más explicaciones posibles para tales encuentros, y la distinción entre razones legítimas e ilegítimas puede requerir observaciones directas o por satélite y una amplia experiencia en prácticas marítimas y de pesca.

La captura INDNR mundial se ha estimado entre 11 y 26 millones de toneladas por año; es decir entre el 7 % y 17 % de la captura global total (FAO, 2016). Además, “cuesta -solo a seis países de África Occidental, léase Senegal, Gambia Guinea Bissau, Mauritania, Guinea y Sierra Leona- un total combinado de $ 2.300 millones en ingresos cada año (Doumbouya et al., 2017), casi el 15 % de su producto interno bruto combinado”, explica el estudio.

ip en Twitter