Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Especial 2017

Flexibilidad en la pesca para enfrentar el cambio climático

IP - 7 de enero de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

En el horizonte se vislumbra una tormenta perfecta. El incremento de la temperatura, de hasta 2 grados en el plazo de 2050 en caso de que no se cumplan los objetivos del Acuerdo de París, está provocando ya cambios en la pesca. La variación climática se traslada a las aguas, que también sufren un proceso de acidificación fruto de la absorción de CO2 de la atmósfera. El incremento de la temperatura provoca que nuevas especies lleguen a zonas de alta dependencia pesquera. Es la denominada “tropicalización”. Y por su parte, especies endémicas de dichas zonas se desplazan buscando aguas más frescas, al norte y al sur. Al mismo tiempo la población mundial crece, la demanda de pescado también. En 2050 seremos 9.700 millones de personas en un planeta cuyos recursos naturales son finitos y cuya regulación está sujeta a normas rígidas que dejan poco margen de maniobra ante el nuevo escenario. Estos son, en resumen, los elementos sobre el tablero.

Oportunidad para unos, riesgo para otros. El impacto del cambio climático -la principal amenaza para el futuro de la Humanidad- en la pesca es una realidad. Aunque la serie histórica de los estudios científicos es todavía breve como para extraer certezas, las tendencias están ahí. La “tropicalización”, la migración de especies en busca de aguas más frescas y la acidificación son algunas de ellas. Las analizaron los 400 expertos reunidos por FAO y Conxemar en el Congreso Internacional sobre Pesca y Cambio Climático. Hubo consenso. El cambio climático como una oportunidad para mejorar la gestión de los recursos. El último artículo de la serie "Especial 2017", a continuación. 

ip en Twitter