Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
La "Declaración de Azores", en el último número de IP

El atún artesanal reclama su lugar

IP - 15 de noviembre de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    

La flota artesanal de atún, la que pesca “uno a uno”, reclama voz propia y peso en los foros internacionales de gestión y decisión pesquera. Unos 200 expertos mundiales se han reunido en Azores, de la mano del Gobierno regional y de la International Pole and Line Foundation, en el primer encuentro internacional de la pesca de atún artesanal. Juntos han impulsado la “Declaración de Azores”, un documento de intenciones que aspira a sentar las bases de una nueva etapa para estas pesquerías, en peligro, dicen, por la presión de la pesca industrial. El trabajo conjunto y la colaboración, hasta ahora inexistente, es la clave. Industrias Pesqueras estuvo en el Congreso y resume, en su número de noviembre, las principales conclusiones de las jornadas. 

La pesquería de atún a través de caña, linea o curricán es una pesca de pequeña escala, selectiva y sostenible. Es clave en la subsistencia de las comunidades costeras de todo el mundo. Crea empleo, garantiza la seguridad alimentaria. Proporciona condiciones de trabajo adecuadas y reducen la posibilidad de prácticas abusivas. Sin embargo, las poblaciones pesqueras están sometidas a una presión creciente por parte de las flotas industriales y, en muchas ocasiones el sector implicado carece de algo esencial más allá de los peces: influencia en los órganos de decisión.

Todas estas ideas forman parte de la “Declaración de Azores”, un documento que pretende ser un punto de inflexión sobre cómo los pescadores artesanales son tenidos en cuenta en los órganos de decisión internacionales y que fue el colofón a dos días de intenso debate en el marco de la I Conferencia Internacional de Pesca de Atún Uno a Uno celebrada en Horta, Faial, y organizada por el Gobierno Regional de las Azores en colaboración con la International Pole and Line Foundation, organización británica que, según su propia definición, “trabaja para desarrollar, apoyar y promover la pesca de atún con caña y línea de mano, ambientalmente responsable, en todo el mundo”. Casualidad o no, el encuentro se celebró a pocas semanas de la Reunión Anual de ICCAT, que ayer daba comienzo en Rabat, y donde la IPNLF defenderá los postulados de la flota artesanal. 

El sector reunido en Azores demandó un nuevo concepto de sostenibilidad, que aporte una visión holística e incorpore de manera definitiva el principio social en un mismo nivel que el ambiental y el económico. Piden respeto y apoyo al valor cultural de su actividad y que se reconozca el papel activo de las mujeres. Pero quieren, sobre todo, un papel activo y una participación “válida” en la gestión de los recursos y que sus productos lleguen al mercado global en plenas garantías y reconocimiento. Lo harán, apunta la declaración, fomentando lo que hasta ahora no se daba, ya sea por motivos geográficos o culturales: impulsando el trabajo colectivo. El futuro de estas comunidades, apuntan, está en juego.

El reportaje "El atún artesanal reclama su lugar" está disponible al completo en el último número de Industrias Pesqueras (IP 2.127 de noviembre de 2017), dedicado a la flota atunera. Sólo para suscriptores, aquí

ip en Twitter