Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter
Gestión pesquera

Iccat, pasar de las palabras a la acción

IP - 9 de noviembre de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    

Mejorar la implementación de las medidas acordadas en el seno de ICCAT y establecer medidas de gestión eficaces para garantizar que las capturas de atún patudo y rabil se mantengan a niveles sostenibles. Son dos de las medidas planteadas por ISSF para la próxima reuión de ICCAT, que se celebra la próxima semana en Marrakech. Además, recuerda que según las estimaciones del Comité Científico de ICCAT (SCRS), los límites de captura establecidos para el patudo y el atún aleta amarilla se excedieron en 2016 en un 11 % y un 16 %, respectivamente y "exceder los límites de captura para las poblaciones sobreexplotadas empeora su estado y dificulta su reconstrucción a niveles saludables", apunta. ISSF recuerda, además, que "desafortunadamente, el límite de captura de aleta amarilla no se asigna entre artes de pesca o naciones, lo que dificulta la adopción de medidas correctivas". Es este otro punto que debería abordarse, en opinión de la organización. 

Por otra parte, si bien todas las demás OROP de túnidos han adoptado medidas de retención de captura de atún tropical para los buques cerqueros, ICCAT no lo ha hecho. El descarte de atún produce estadísticas de captura menos precisas y constituye un desperdicio, apunta ISSF, que recuerda que Senegal y Cote d'Ivoire han presentado una propuesta para prohibir los descartes de atún en esta pesquería e insta a las partes contratantes a que apoyen su adopción.

"Para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de las poblaciones de atún del Atlántico debemos abogar no solo por la adopción de medidas de conservación y ordenación basadas en la ciencia, sino también por mejoras en su implementación", apunta ISSF que considera que todos los implicados, -gobiernos, armadores, procesadores, ONG ambientales y todos los pescadores del Océano Atlántico, independientemente del tipo de arte-, deben colaborar con este fin.

Propuestas para los artesanales
 
En este mismo sentido -pasar de las palabras a la acción- se dirigen las propuestas de la Fundación Internacional Pole & Line (IPNLF), que está instando a las partes contratantes a adoptar inmediatamente medidas de gestión muy necesarias para situar a las pesquerías de atún en niveles sostenibles en el Océano Atlántico. Esta organización, que centra su actividad en la flota artesanal de atún, recuerda que en el área  de la Convención de ICCAT alberga varias pesquerías de atún con caña, -Azores, Brasil, Madeira, Senegal, Sudáfrica, Santa Helena, Norte de España, Islas Canarias, Ghana, Namibia entre otros-. El éxito y el futuro de estas comunidades pesqueras dependen en gran medida de la gestión responsable de estas poblaciones altamente migratorias por parte de los países miembros de ICCAT, recuerda IPNLF que aspira a que los miembros de ICCAT tomen medidas en las siguientes cuatro áreas críticas: 
  1. Establezca la medida de atún tropical (2016-01) para reducir las capturas de atún aleta amarilla y patudo a niveles sostenibles. Con las tasas actuales de captura se pronostica que el objetivo de reconstrucción de patudo tiene un 62 % de probabilidad de fracaso, apunta.

  1. Mejorar la recopilación de datos y la reglamentación de los buques “supply” y otros artes de pesca mal gestionados que contribuyen al esfuerzo total de pesca, incluidos los dispositivos de concentración de peces a la deriva (DCP)

  1. Adopción de una Regla de Control de Captura (HCR) provisional para atún blanco del Atlántico Norte y avance en el desarrollo de estrategias de captura para otras especies con el fin de evitar impactos adversos en las poblaciones y las comunidades costeras que dependen de la pesca para la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia

  1. Medidas para reducir las capturas incidentales y proteger especies en peligro, amenazadas o protegidas, incluidos tiburones, aves marinas, cetáceos y tortugas

En este sentido, IPNLF recuerda que de ICCAT han enamado soluciones y se han logrado avances en los últimos años. “De hecho, en la reunión de 2016 de la Comisión, celebrada en Vilamoura, Portugal, acordaron gestionar el atún blanco del norte de acuerdo con las mejores prácticas internacionales y aplicar un enfoque preventivo a la gestión de la pesca. Sin embargo, ICCAT no pudo acordar medidas concretas para abordar los altos niveles de patudo juvenil y aleta amarilla capturados en asociación con DCP, y el problema solo ha empeorado”, añade.

En este sentido, Adam Baske, policy and outreach director de IPNLF, defiende las pesquerías con artes sostenibles, refiriéndose a caña y cebo vivo, ya que “respaldan los medios de subsistencia locales en economías aisladas y en desarrollo, mejoran la seguridad alimentaria y proporcionan una cadena de suministro mundial de atún capturado responsablemente. Las comunidades pesqueras de todo el Océano Atlántico esperan que los responsables de la toma de decisiones de ICCAT terminen con la sobrepesca y protejan su futuro".

Más allá del atún rojo

Y ante el miedo de que la reunión se vuelva a enfocar solo en el atún rojo, Charles Redfern, fundador de Fish4Ever, hace un llamamiento claro: "Depende de las partes de ICCAT ver más allá del atún rojo este año y tomar medidas inmediatas para poner fin a la sobrepesca de otras especies. Innumerables pesquerías de atún costero en toda la región dependen de las pesquerías de atún patudo y rabil, y su futuro actualmente se encuentra en la balanza. ICCAT necesita reconocer los problemas apremiantes que enfrentan los operadores de pequeña escala y tomar medidas para limitar la sobreexplotación industrializada, de modo que los pescadores y las comunidades pesqueras que utilizan métodos de pesca de bajo impacto no se pierdan en esta búsqueda descuidada de beneficios", apuntó.

 

ip en Twitter