Boletín de noticias
Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP
  • Follow IPesqueras on Twitter

El PE trabaja con un informe que cuestiona la estabilidad relativa ante el `brexit´

IP - 19 de junio de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    

La Xunta de Galicia se ha aferrado a la idea de que el 'brexit´puede ser una oportunidad para revisar el principio de estabilidad de la pesca, que ha condicionado el reparto de cuotas para los Estados miembro de la UE una vez han accedido a la Unión. Ahora, un informe realizado por encargo de la Dirección General de Políticas Internas de la UE, y dirigido a la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, refuerza esa idea al concluir que, si en un futuro escenario post-brexit, la UE y el Reino Unido acuerdan un reparto de cuotas similar al modelo Noruega-EU -un modelo zonal basado en ciclos de vida y abundancia-, esta decisión “tendrá graves consecuencias para el principio de estabilidad relativa, ya que las pérdidas de oportunidades de pesca dentro de la ZEE del Reino Unido afectarían a la EM de forma desigual”. “Esto planteará la cuestión de si es necesario renegociar la clave de distribución interna de la UE”, indica el informe, que advierte que si “la negociación de la clave de distribución original aplicada a partir de 1983 tardó seis años se espera que esta renegociación sea extremadamente difícil”, indica el informe. La investigación ha sido realizada por José Manuel Sobrino, director del Instituto Salvador de Madariaga, de la Universidade de A Coruña, con el que el Gobierno gallego viene colaborando en el análisis del impacto del 'brexit´ en la flota gallega.

El informe apunta que la ZEE del Reino Unido es un importante punto de pesca para ocho EM además del Reino Unido. Esos ocho Estados miembros realizan más capturas dentro de la ZEE del Reino Unido que los buques británicos que capturan en la ZEE de los 8 Estados miembros. Por eso, la denegación de acceso a la ZEE del Reino Unido para los buques de estos EM “conduciría a una pérdida sustancial de beneficios y de empleo”. El estudio pone como ejemplo a la flota alemana. Entre los años 2011 a 2015 un total de 28 % del volumen y 17 % del valor de los desembarques de la flota alemana se originó en la ZEE del Reino Unido. “Dada la distribución observada de las poblaciones y de las capturas durante los últimos cinco años, es improbable que la flota pelágica alemana pueda pescar sus actuales TAC de arenque del Mar del Norte y Caballa Atlántica fuera de las aguas del Reino Unido”, indica el documento.

Para Alemania, la reducción de las posibilidades de pesca tendrá graves consecuencias negativas, especialmente para la captura de especies pelágicas de larga distancia y para el sector de la transformación del pescado. Por otro lado, las exportaciones de productos pesqueros de Alemania al Reino Unido son aproximadamente 2,5 veces más altas en valor que las exportaciones británicas a Alemania, sostiene el informe. Para el Reino Unido, Alemania es el quinto mercado de exportación más importante, y desde el punto de vista alemán, el Reino Unido está clasificando de manera similar. El Reino Unido, por su parte, exporta alrededor de 4/5 de sus productos pesqueros a la UE, principalmente a la UE-8, que pescan a su vez en aguas del Reino Unido. En conclusión, “cualquier restricción comercial en el contexto de 'brexit´ perjudicaría al sector pesquero británico, mientras que las consecuencias podrían variar entre los Estados miembros de la UE-27, dependiendo de su saldo comercial con el Reino Unido”. Dada la situación de Alemania, el impacto sería alto.

Un principio que ya es problemático
Según el informe, el 'brexit´ es un factor significativo que ejerce presión sobre el principio de estabilidad relativa. Incluso sin 'brexit´, el principio de estabilidad relativa se ha vuelto problemático por varias razones”, apunta el texto, que menciona que la composición de las capturas de las flotas de EM ha cambiado en comparación con el período de referencia y se han producido cambios en los patrones de pesca y la eficiencia de las capturas de diversos segmentos de la flota. “El cambio climático cambiará aún más la distribución de las poblaciones de peces e influirá aún más en la composición de las capturas” y la introducción de la obligación de desembarque “amplificó el problema de los desajustes entre las cuotas y las capturas reales”. El informe recomienda mantener las posibilidades de intercambio de cuotas una vez consumado el 'brexit´, ya que podría ser interesante tanto para países como Alemania como para el propio Reino Unido, indica. Además, recomienda mantener los “principios fundamentales en vigor”, como medidas técnicas y reglamentos que limiten los descartes, a fin de “minimizar los costes de renegociación y garantizar la compatibilidad de las medidas de ordenación pesquera entre el Reino Unido, la UE y Noruega”.

ip en Twitter