Boletín de noticias

Regístrese de forma gratuita para recibir periódicamente el boletín de noticias (Newsletter) de IP

Pinche aqui para sucribirse

  • Follow IPesqueras on Twitter

España, pionera en el uso de los ekranoplanos para el transporte de pasajeros

IP - 12 de abril de 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin    

Canarias será una de las primeras regiones del mundo en utilizar los Wing-in-Ground (WIG), ekranoplanos o Naves de Vuelo Rasante en el transporte de pasajeros. De aspecto, materiales y métodos constructivos más similares a una aeronave que a un barco, los WIG son sin embargo legalmente considerados embarcaciones y como tal están regulados exclusivamente por la autoridad marítima. Su forma de ala, al contrario que los aviones, está diseñada para aprovechar el efecto suelo, es decir, se desplazan sobre un colchón de aire que se forma entre el aparato y la superficie del mar. No es una tecnología nueva. Fueron diseñados por la armada soviética a mitad de los años 60 del siglo pasado en los 90 aparecieron los primeros prototipos para uso civil. El único fabricante que ha logrado desarrollar comercialmente esta tecnología para su uso civil es la empresa Coreana Aron Flying Ship Ltd.

Con 24 patentes concedidas, 18 de ellas en trámite, y más de 10 años de desarrollo, el Aron M80, primer prototipo comercial para el transporte de pasajeros, obtuvo en 2017 el premio al producto marítimo innovador del año de la exigente industria naval de Corea y en 2019 la certificación para poder comenzar a operar. La primera ruta de transporte regular de pasajeros del mundo usando WIG será precisamente en Corea del Sur y la segunda, la del Puerto de La Luz y de Las Palmas – Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Navegando a una velocidad promedio de 100 nudos, más del doble que la del conocido Jetfoil que navegaba a 45 nudos, el Aron M80 cubrirá la distancia entre ambos puertos capitalinos en algo menos de 30 minutos, eso sí, sin el incómodo bamboleo de las olas en días de mala mar ni el riesgo de colisión con cetáceos tan habitual en el Jetfoil y otro tipo de embarcaciones.

El principal obstáculo para poder operar con WIG es regulatorio. En 2002 la Organización Marítima Internacional (OMI) publicó las primeras directrices, que deberían ser adaptadas y desarrolladas por cada país. En noviembre de 2017, a instancias del Gobierno de Canarias, se puso marcha un grupo de trabajo especializado para el desarrollo de una normativa española que permita explotar comercialmente este tipo de naves. La propuesta definitiva de normativa para Naves de Vuelo Rasante Pequeñas (NVRP) para España fue adoptada en febrero, siendo el primer país de la UE en contar con regulación específica. El documento fue presentado por el Director General de Marina Mercante del Gobierno de España y el Vicepresidente del Gobierno de Canarias el pasado miércoles 3 de abril en la sede de Presidencia del Gobierno Canario en Las Palmas de Gran Canaria.

ip en Twitter