Última hora
Política de pesca

Cantabria seguirá pidiendo la prohibición del arrastre pelágico

IP - 13 de septiembre de 2017

La interacción en la mar de la flota artesanal cántabra con los arrastreros pelágicos franceses en la costera del bonito ha sido uno de los temas abordados en una reunión mantenida entre el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, Jesús Oria, con los presidentes de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria y de la OPACAN (Organización de Productores de Pesca Artesanal de Cantabria), Miguel Fernández y César Nates. Además, en el encuentro se ha analizado la costera de la anchoa, la situación del atún rojo, y las decisiones europeas del próximo mes de diciembre de los tacs y cuotas en las diferentes especies pesqueras para 2018.

Oria y su equipo de la Consejería se han comprometido a continuar instando al Ministerio a trabajar en aras de que la Unión Europea prohíba el empleo del arrastre pelágico para la captura del bonito, ya que se trata de un arte muy poco selectivo y con un grave impacto sobre las poblaciones marinas, mientras que la flota de Cantabria ha logrado la certificación MSC que permite diferenciar los productos de la pesca artesanal de los capturados mediante sistemas industriales.

Antes del comienzo de la reunión, que ha tenido lugar en la sede de la Cofradía de Pescadores de Laredo, Oria y López han visitado uno de los pabellones de la Cofradía para conocer la nueva máquina de lavado de cajas, adquirida por la entidadLa nueva máquina hace todo el trabajo en casa, en las instalaciones de la Cofradía: lava, desinfecta con agua caliente y apila las cajas, cuando antes este trabajo se hacía en Odarroa, en el País Vasco, con la consiguiente pérdida de tiempo y presupuesto, además de planificación, ya que había que esperar a tener los camiones llenos para hacer el transporte algo más rentable.

Con una capacidad de lavado de 800-1.000 cajas a la hora, según necesidades, la nueva máquina hace ver con optimismo el trabajo para la próxima temporada, ya que este año el puerto de Laredo ha comercializado 2 millones de kilos de bocarte, "que son muchos kilos y muchas cajas que lavar", ha apostillado Nates.

La instalación de esta nueva máquina ha supuesto una planificación de un año, hasta conseguir el tipo de aparato que se necesitaba, ya que no se fabrica en serie, sino a demanda, con arreglo a unas determinadas medidas y funciones. Su coste ha representado una inversión de la Cofradía de 360.000 euros.