En portada
Rechazo expreso a nuevas construcciones, cambio de motores o definición de pesca artesanal

Vella sobre el nuevo FEMP: "No puedo aceptar que vayamos marcha atrás"

IP - 15 de mayo de 2019

Foto: EUFA“No puedo aceptar que vayamos marcha atrás y que se ponga en peligro lo que hemos conseguido”. Así respondía el comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca de la CE, Karmenu Vella, al documento conjunto presentado por España, Francia e Italia en el Consejo de Ministros de ayer, para avanzar en medidas de simplificación y flexibilidad en el próximo FEMP 2021-2027. En su intervención el comisario dejó clara la postura de la Comisión. Ni barcos nuevos; ni siquiera motores más eficiente. Tampoco medidas dirigidas a habitabilidad y seguridad, que en su opinión ya están incluidas en el fondo. Nada de modificar la definición de pesca artesanal con respecto al criterio “menos de 12 metros de eslora” que no usen determinadas artes. Todo va en contra de la PPC, de los objetivos del fondo financiero y también del progreso realizado hasta la fecha. “Lo que no podemos hacer es utilizar los fondos de los contribuyentes de forma que pongamos en peligro los objetivos de conservación de la PPC”, dijo Vella.

Tras las ronda de intervenciones del conjunto de representantes de la Estamos miembro participantes en el encuentro, el comisario Vella valoró que el debate sobre la necesidad de simplificar el fondo “es importante y llega en el momento adecuado”. De hecho, comparte esta necesidad. “Lo que se frece ahora es muy complicado para las administraciones y los beneficiarios. Necesitamos que la gestión del fondo sea más fácil para todos. Es un objetivo clave de la propuesta de la comisión”, indicó. Vella se mostró, por tanto, a favor de garantizar medidas de flexibilidad para determinar reglas de elegibilidad de proyectos así como el establecimiento de los criterios de selección correspondientes. Será necesario en cambio fijar una lista de cuestiones “inelegibles”, entre las que incluyó explícitamente “las inversiones que puedan llevar a aumentar la capacidad de la pesca”. “Las inversiones deben ser coherentes con los objetivos de conservación de la PPC”, subrayó

CONTRADICCIONES CON LA ONU Y LA OMC

“Por desgracia”, dijo, eso es lo que pasaría si finalmente salen adelante algunas de las medidas que se pretenden reintroducir en el fondo. “Seamos claros: si se apoya la construcción de buques y el medidas para el aumento de la capacidad sería muy negativo para la conservación de las pesquerías y los objetivos de RMS”, en palabras del comisario. Para Vella no es solo contradictorio con la PPC, también con los objetivos internacionales en cuanto a los ODS de la ONU o el debate actual en el seno de la OMC frente a la regulación de los subsidios para la pesca. Vella cree que abrir la mano a nuevas construcciones supondría reducir los esfuerzos en áreas que son “más importantes”, como es la selectividad.

El Comisario cree que el marco financiero garantiza las inversiones en seguridad a bordo, pero rechaza abiertamente los cambios de motores, a pesar de la justificación ambiental y la defensa del criterio de eficiencia energética por parte de los países que demandan estas ayudas. “Llevaría a efectos en la capacidad de pesca y el esfuerzo pesquero”, consideró el comisario.

Con relación a la financiación de las proyectos, el comisario rechazó las intenciones de España, Francia y Portugal de alterar los márgenes de participación -con el objetivo de que Bruselas asuma más peso en la financiación- y abogó por lograr un “equilibrio” entre el Estado, el sector y la CE. “Vemos que se está avanzando hacia un porcentaje de ayuda muy alto por parte de la CE, del 80 y el 85 %. Y no sería justificado para un sector que ha mostrado beneficios record en los últimos años. Este apoyo no está justificado. Llevaría a debates difíciles sobre la forma más eficaz de invertir el dinero público”, sentenció.

Por último, Karmenu Vella también rechazó las peticiones para modificar la denominación de pesca artesanal y defendió la postura de la CE: que cada país cree un plan de acción concreto dirigido a esta flota. “Nos vemos desalentados por la falta de voluntad de los Estados miembros. No les oculto mi preocupación por los llamamientos de los EEMM”, sobre la definición de pesca artesanal, que considera cerrada. Vella recordó que la actual definición (menos de 12 metros que no utilicen determinados artes) cubre 3 de cada 4 buques. “Si vamos más allá de esta definición estaremos extendiendo el trato preferencial a los buques que no puedan realmente considerarse como barcos artesanales”, indicó el comisario.

LA POSTURA DE ESPAÑA, FRANCIA E ITALIA

Foto: MAPA.El debate en el Consejo, finalizado con la intervención del comisario Vella, comenzó con la declaración conjunta presentada por España, Francia e Italia, defendida por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas. La declaración, abierta a la adhesión de otros Estados miembros, recibió “un apoyo total de un amplio número de países y el respaldo parcial de otros Estados miembros”, señala en un comunicado el Ministerio.

En el documento los tres Estados demandan una mayor “flexibilidad” para que los Estados miembros puedan aprobar las medidas de actuación en relación con la aplicación del Fondo en el nuevo periodo de programación, “para tener en cuenta todas las circunstancias de cada flota”. Asimismo, defiende una mejora de las tasas de cofinanciación, del 75 al 80 % con carácter general, 85 % para los grupos de acción local pesqueros (GALP) y del 100 % para las regiones ultraperiféricas.

La propuesta considera que las medidas que no constituyen un incremento de capacidad de pesca deben suponer “una mejora de la seguridad y de las condiciones de trabajo de los tripulantes” y de la eficiencia energética de los buques pesqueros, así como las destinadas a modernizar puertos, lugares de desembarque y nuevas lonjas.

Igualmente se plantea la necesidad de que el sector de la acuicultura pueda ser apoyado mediante medidas adicionales a los instrumentos financieros que plantea la Comisión Europea en su propuesta.

Según explica el Ministerio, también se incluye “el reforzamiento de los mecanismos de mercado, como el almacenamiento privado, con el fin de dotarse de capacidad de acción en casos de crisis de mercado”.

En el texto se plantea flexibilizar la definición de pesca costera artesanal, para que “buques en condiciones similares a los de pequeño porte puedan beneficiarse del Fondo”, es decir, que no se tenga en cuenta “únicamente la eslora” sino otras circunstancias, como la duración de la jornada pesquera (marea) o la proximidad al puerto de atraque.

Según declaró Planas a los medios de comunicación, “la pesca es y debe ser un sector sostenible, desde el punto de vista de los recursos, pero también tiene que modernizarse”.

Planas recordó que la propuesta de reglamento sobre el FEMP está siendo objeto de examen en el Grupo de Política Pesquera del Consejo. La presidencia rumana de turno de la UE presentará, previsiblemente, un documento de posición común, en la reunión del próximo mes de junio del Consejo de Ministros del ramo de la UE.