En portada
En 2019 se podrán capturar 32 240 toneladas

El Gobierno adapta la regulación de la pesquería de atún rojo al plan de gestión aprobado en ICCAT

IP - 11 de febrero de 2019

Foto: MRAG.El Consejo de Ministros aprobó el viernes el Real Decreto que regula la pesquería de atún rojo en el Mediterráneo y Atlántico oriental en virtud del nuevo plan de gestión aprobado en el marco de la ICCAT en octubre del año pasado. La nueva regulación  “mantiene un elevado nivel de exigencia en materia de gestión y control, lo que garantizará la sostenibilidad del recurso después de que ICCAT diese por concluido el plan de recuperación, iniciado en 2006”, destaca el Ministerio de Agricultura y Pesca en un comunicado.

Como ya publicó Industrias Pesqueras, el plan de gestión consolida y mejora el acceso al recurso para las flotas que durante estos años se han visto afectadas o excluidas en la pesquería por las exigencias sobre límites de capacidad, que restringieron especialmente el número de buques artesanales del Mediterráneo y Canarias con autorización para realizar captura dirigida.

En la reunión anual de ICCAT también se refrendó el TAC fijado para el trienio 2018 – 2020, correspondiendo 28 200 toneladas para 2018; 32 240 toneladas para 2019 y 36 000 toneladas para 2020, lo que para España supone llegar a más de 6000 toneladas. Con el aumento del TAC “es posible atender las necesidades de las flotas afectadas por las restricciones, al mismo tiempo que el grueso de la cuota se asigna a las flotas autorizadas a la captura dirigida desde 2008, año en el que comenzaron las mayores exigencias de limitación de capacidad”, resalta el Ministerio en el comunicado.

Según lo aprobado en el decreto ley y “en base a los criterios de historicidad, empleo y dependencia de la pesquería recogidos en la Ley de Pesca Marítima del Estado” se asignan, en forma de posibilidades de pesca trasmisibles, el 87,15 % de las posibilidades de pesca de España a las almadrabas y los buques de cebo vivo del Cantábrico, palangre de superficie del Mediterráneo, línea de mano del Estrecho, y cerco en el Mediterráneo. Otra parte de la cuota se asigna a las flotas artesanales del Mediterráneo, Estrecho y Canarias, además de habilitar un pequeño porcentaje de captura accesoria para el palangre y la costera del bonito.

Almadraba y buques de cebo vivo del Cantábrico, palangre de superficie del Mediterráneo, línea de mano del Estrecho, y cerco en el Mediterráneo reciben el 87,15 % de cuota

Mediante el nuevo Real Decreto se simplifica la normativa de gestión, se mantienen "los mecanismos de control para consolidar la buena situación de esta pesquería, se establece un reparto equilibrado, y se reconoce los esfuerzos realizados por todas las flotas junto con las administraciones para la plena recuperación de esta especie".

PLAN DE GESTIÓN

La situación biológica de la población de atún rojo hizo necesario en 2006 adoptar un plan de recuperación que ha sido modificado en varias ocasiones, “entre cuyas medidas destacan la obligación de que cada Estado miembro elabore un plan de pesca anual para las almadrabas y los buques que capturen atún rojo, asignación y adecuación de las posibilidades de pesca a la capacidad existente, restricciones en las épocas autorizadas de pesca, tallas mínimas, puertos autorizados y otras medidas de control”, recuerda el Ministerio.

ICCAT decidió en 2018, en su XXI reunión anual en Dubrovnik (Croacia), pasar del plan de recuperación del atún rojo al de gestión, a partir de 2019, en base a los informes científicos que indicaban signos de recuperación de la especie. España defendió en este encuentro la simplificación de las medidas existentes y el mantenimiento del exigente sistema de control implantado “y que tan buen resultado había dado en los últimos años”. Este plan es de “especial relevancia para la flota española”, al ser “el primer país en términos de captura en el área regulada por ICCAT”, es decir la pesquería de atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo, señala el Ministerio.

La recuperación de esta especie “ha supuesto además un espaldarazo a la correcta gestión de las organizaciones regionales de pesca, en este caso ICCAT, que ha conseguido recuperar el recurso gracias a un ejercicio conjunto de responsabilidad en la gestión de la pesquería en el que España ha sido líder en cumplimiento y vigilancia”, asegura el comunicado.

Entre las mejoras del nuevo plan de gestión, se destaca la flexibilización de las temporadas de captura, y la eliminación de las restricciones a la inclusión de buques artesanales en los planes anuales de pesca.