En portada
FAO convierte a Vigo en "trainning hub" internacional de inspectores

Armonización y formación de inspectores para garantizar el éxito del Acuerdo de Medidas de Estado Rector del Puerto

IP - 13 de junio de 2018

Participantes del curso junto a los responsables de FAO, Xunta de Galicia y Puerto de Vigo. El éxito de las medidas contempladas dentro del Acuerdo de Medidas de Estado Rector de Puerto, la herramienta de FAO contra la pesca ilegal, depende en buena medida de los profesionales encargados de su aplicación práctica: los inspectores de pesca. Además, en un contexto global y en un sector afectado por regulaciones a diferentes niveles -desde las ORP a políticas nacionales- es necesaria la armonización entre los diferentes países. “El rol de inspector es crucial en el ciclo pesquero. Es el agente principal para instaurar una cultura del cumplimiento, que es lo que buscamos antes que el castigo”, apuntó Alicia Mosteiro, del departamento de Pesca Ilegal de FAO, en la apertura del primer curso internacional de inspectores de pesca que organiza el organismo. Tendrá lugar a lo largo de los próximos 15 días en el puerto de Vigo y en él participan 12 inspectores de pesca procedentes de Costa rica, Ecuador, Panamá y Perú.

A través de esta iniciativa el Puerto de Vigo se convierte en un “trainning hub” internacional de inspectores de pesca, ya que acogerá de manera periódica este tipo de formaciones. Así, tras la primera edición centrada en países de Latinoamérica se celebrará otra, en octubre, otra dirigida a países africanos. El objetivo repetir los cursos anualmente y que diferentes nacionalidades participen en las formaciones en cada edición. Corea del Sur será el otro polo de formación que pondrá en marcha FAO. Desde allí formará a los inspectores de Asia y el Pacífico.

Alicia Mosterio subraya el “importante abanico de conocimientos” que debe poseer un inspector. Desde tipologías de buques a insfraestructuras; pasando por requisitos de documentación, artes, especies o descartes. “Un inspector debe tener un buen conocimiento de la ley nacional, y debe ir más allá”, indica con relación a las medidas de gestión a nivel regional, de las ORP. Y también de las ORP vecinas, ya que “muchos barcos llegan con capturas de otras regiones”. Además, y por último, deben estar al tanto de los “compromisos de su país con la comunidad internacional, como el acuerdo de medidas de estado rector de puerto, que es vinculante”, recuerda la especialista de FAO. Por todo ello, el curso abarca todos estos ámbitos, desde un enfoque basado en la armonización. “Lo importante es que todos los inspectores de los países actúen de la misma manera y que esta actuación sea contundente contra la pesca ilegal, para que todos los que practiquen se encuentran con la misma respuesta”, apuntó en la apertura del encuentro.

Para Mathew Camilleri, Senior Fishing Officer at the Fishing Operations de FAO, “la pesca ilegal representa una amenaza para la sostenibilidad del sector pesquero. Es una práctica que menoscaba la salud de las poblaciones de peces que consumimos, daña los ecosistemas y perjudica a las poblaciones costeras de países en vías de desarrollo”, dijo durante su participación en la inauguración del curso. Camilleri indicó que la pesca IUU demanda “acción conjunta a nivel internacional, regional, y local, para atajar este problema desde todos los ángulos y todos los niveles” y destacó el potencial del acuerdo. “Es una herramienta potente y eficaz en términos de coste, e impide la entrada de pescado ilegal a los mercados a través de las inspecciones en puerto. Todo el pescado debe ser desembarcado en un momento u otros, es ahí donde podemos ser más eficientes”, afirmó. Para ello “es necesario sentar unas bases a nivel legal y operacional. Es ahí donde la FAO juega un papel importante proporcionando asistencia a los países para fortalecer sus capacidades”. El Acuerdo de Medidas de Estado Rector de Puerto entró en vigor hace dos años.

VIGO QUIERE LIDERAR EN TRANSPARENCIA

Que el Puerto de Vigo haya sido elegido por FAO para acoger este curso no es casual. El presidente del ente, Enrique López-Veiga, destacó en la inauguración de las jornadas que “como primer puerto pesquero de Europa tenemos que dar ejemplo, es una obligación moral. Si somos los líderes en la pesca, debemos ser líderes en desarrollar nuevos paradigmas”, apuntó con relación a iniciativas como el proyecto Blue Growth o la importancia de “liderar la carrera de la transparencia y la trazabilidad”. En este ámbito, el Puerto ha apostado por implantar un sistema de gestión electrónico que arroja “transparencia a todos los procesos de descarga”. Lo cual, dijo, “para luchar contra la pesca INDNR”.

“No se nos ocurre un lugar mejor para poner en marcha este trainning hub para formar a profesionales de América latina y de África”, indicó por su parte Mercedes Rodríguez, directora xeral de Pesca de la Xunta de Galicia, quien calificó de “hito” la celebración de este curso en la terminal gallega. “Redundará en su actividad y en la de sus astilleros”. Rodríguez recordó que el Acuerdo de Medidas Estado Rector del Puerto implica “comprometerse a intensificar los controles en puertos, mediante si la implementación de las directrices del acuerdo y la preparación de los profesionales. Es ahí donde entra en juego este hub”, dijo.

ARVI Y EL LEVEL PLAYING FIELD 

En la jornada de apertura también participó el presidente de Arvi, la Cooperativa de Armadores de Vigo, Javier Touza quien destacó el trabajo realizado por la flota europea en materia de cumplimiento. Con todo, dijo, no es suficiente, ya que el sector sigue aspirando a un “level playing field” internacional que garantice la igualdad de condiciones, en los caladores, fábricas y mercados, para los diferentes operadores. Al respecto puso el foco en la denominada milla 201, en Argentina, donde operan sin control unos 600 barcos chinos. Allí urge, reclamó, la puesta en marcha de una ORP que permita mejorar la gestión del área. Por otra parte, instó a la CE a ser “más ambiciosa” en la aplicación de normas y “anticiparse” a las buenas prácticas que ya realiza el sector español en lo relativo a condiciones de trabajo y el C188 de la OIT. “Hemos pedido al comisario que agilice la entrada en vigor del convenio, pero en Malvinas hace meses que está implantado”, indicó Touza.