En portada
"Prohibir la pesca, el último recurso"

Europeche denuncia el cierre de la pesquería de anguila en el Báltico

IP - 12 de septiembre de 2017

La Comisión Europea (CE) publicó la semana pasada su propuesta anual de posibilidades de pesca en el Mar Báltico 2018 en la que recoge la prohibición de la pesca comercial y recreativa de las anguilas de vidrio en las aguas de la UE del Mar Báltico para 2018; una medida calificada por Europeche como "radical" ya que se ha planteado sin consultar a los pescadores. "Tal prohibición golpearía particularmente a los pescadores en pequeña escala que son críticamente dependientes de esta especie", apunta Europeche. Y además podría sentar precedente para la prohibición de la pesca de anguila en Europa.

En este sentido Europeche reconoce que el stock paneuropeo de anguilas ha disminuido durante las últimas décadas; que su reclutamiento es bajo aunque muestra liferos aumentos, y que la UE ha elaborado planes de gestión en 2007 con un conjunto de medidas para ayudar a reconstruir el stock: limitación de la pesca (profesional y recreativa); facilitando la migración de los peces a través de los ríos y la repoblación. "Los planes de ordenación pretenden alcanzar una tasa del 40% de anguilas plateadas que emigran a las zonas de desove", apunta la organización.

Europeche denuncia, además que persista la exportación ilegal de anguila de vidrio a Asia y sostiene que poner fin a las exportaciones ilegales y logra una mayor repoblación deben ser las prioridades para la gestión de la anguila, no una prohibición general, "que muchos ven como un primer paso hacia una prohibición total de todas las pesquerías de anguilas en Europa", añade. Además, critica que se haya descuidado el proceso de consulta en curso en el Consejo Consultivo del Báltico sobre medidas generales para la recuperación de la anguila y que se hayan ignrado las opiniones de las partes interesadas. "Este enfoque muestra poco respeto por las consultas públicas y los puntos de vista de los pescadores", apunta.

En este sentido, el presidente de Europeche, Javier Garat, ha explicado que "toda prohibición de pesca debe ser tomada como último recurso. Además, debe ir acompañada de medidas paliativas y todas las partes afectadas deben ser previamente consultadas". Y ha añadido que "los pescadores en pequeña escala del Báltico ya están soportando fuertes recortes en otras poblaciones clave y esta prohibición es otro clavo en su ataúd. Hay muchos factores que contribuyen al mal estado de la población (contaminación, desarrollo urbano, turismo, etc ...) y que no se relacionan con la pesca, pero nuestros pescadores son los que pagan el precio".